A cierre de la semana pasada, Twitter se dispara fuertemente en el Nasdaq al calor de las noticas que apuntaban a que la red social estaría a punto de ser adquirida y uno de los grandes pujadores sería Google. A la compañía presidida por Larry Page se le presenta un magnífico momento de compra, ya que Twitter acumula años de caídas en bolsa.
 
El vienes Twitter subía a doble dígito al calor de los rumores que apuntaban a que Twitter podría recibir más pronto que tarde una oferta de compra y, entre los potenciales adquisidores están Google y Salesforce, a parte de otras compañías del sector tecnológico.

Esta adquisición, que podría formalizarse a finales de año, según CNBC, viene como anillo al dedo a sus dueños, ya que se ha mostrado incapaz de hacer nuevos usuarios y mantenerlos conectados. Además, en bolsa no ha parado de caer. En algo menos de tres años que lleva cotizando en el mercado ha perdido un 50%, mientras que Google o, mejor dicho, Alphabet, en dicho periodo ha sido capaz de revalorizarse un 80%. Así pues, Alphabet puede comprar la red de microblogs casi en mínimos históricos, aunque tendrá que asumir la subida experimentada el viernes y una esperable prima.

Si miramos comparativamente ambos valores se observa que a partir de mediados de 2015 tomaron rumbos totalmente opuestos. Alphabet lograba romper un largo lateral por la parte alta, mientras que Twitter optaba por el lado contrario. A día de hoy Twitter está valorada en más de 15.300 millones de dólares.
 

Fuente: FactSet

Entre tanto, Google se encuentra en una situación más privilegiada desde el punto de vista técnico pues, si bien sus medias de 14 y 40 sesiones se han cortado a la baja haciendo tropezar al valor, lo cierto es que la tendencia de largo plazo es alcista, con el precio escapando por encima y con un volumen de contratación a largo plazo de cola.