Marc Ribes, Co-fundador de Blackbird, analiza la situación técnica, soportes y resistencias del Atremedia

En los últimos años, las compañías del sector mediático han sufrido una gran crisis como consecuencia de la gran competencia de Google en el mundo de la publicidad, así como los cambios que internet ha supuesto en la manera de comunicar.

Anteriormente el usuario, sabía lo que tenía que comprar a través de la televisión. Hoy la gente ya no busca eso, sino que quiere saber qué compra y contrastarlo con otros usuarios.

Internet ha cambiado completamente la estructura de la publicidad. Este cambio se ha traducido en una gran crisis para grupos mediáticos como Vocento, Prisa, Antenatresmedia… Las medidas del gobierno para intentar frenar la crisis de estas compañías, como eliminar la publicidad de la televisión pública, fueron algunos de esos intentos por ayudar a las compañías de medios.

Gráfico intradia Atresmedia


Hemos visto cómo la mejora en las condiciones crediticias de la deuda española ha supuesto una mejora del sector financiero. Esto genera que las empresas vuelvan a tener crédito.

Si atendemos al gráfico del valor, vemos cómo el patrón bajista se ha roto por una mejor fuerza relativa respecto al Ibex 35. La tendencia se ha ido acelerando, a medida que el público se excita. Esa aceleración ha llevado los precios a niveles insostenibles.

Comparativa Mediaset y Atresmedia. Fuente: Facset

Comparativa Atresmedia y Mediaset


Atresmedia está cotizando en el entorno de los 11,50 euros. Si bien es cierto que técnicamente no encontramos resistencias clave hasta la zona de los 15 e incluso los 17 euros por acción, el valor está muy caro y merecería un descanso.

Para nuevas posiciones, debemos esperar una mejora de la cotización, que se situase en la zona de los 9 euros. En caso de no haber corrección y estando en el valor, dejaríamos correr los beneficios, puesto que la tendencia es alcista y todavía sigue subiendo. Por lo tanto, es una compañía buena y ahora está cara.

Para tomar posiciones debemos esperar a una corrección sustancial de esa aceleración, que es fruto de la codicia del mercado.