Telefónica y British Telecom están en negociaciones para crear un gigante europeo de las telecomunicaciones. La operación incluiría el intercambio accionarial entre O2 y la compañía británica , que además pagaría en metálico unos 6.000 millones a la operadora española. 

La noticia saltó ayer porque las dos protagonistas lo confirmaron: Telefónica y British Telecom estaban en negociaciones para integrar la filial británica O2 con la operadora. Una operación que estaría valorada, según distintos medios, en unos 12.600 millones de euros que convetiría a la operadora española en socio de referecnia del grupo fusionado, al canejar sus activos británicos por un paquete accionarial en BT.

Esta mañana distintos medios publican que BT podría pagar hasta 6.000 millones de euros en efectivo por el canje de O2. Aunque ambas operadores admitieron estar en una fase "preliminar", lo cierto es que la española es consciente de que no está sola en su alianza con BT pues la británica está en conversaciones con Everything Everywhere (EE), un operador móvil cuyos aciconistas son Deustche Telekom y Orange, con el 50% del capital cada uno.  Hoy El Confidencial asegura, citando algunas fuentes, que el equipo de "José María Álvarez Pallete, consejero delegado de Telefónica, habría elaborado un informe de 18 páginas en el que se detallan las condiciones de la operación. Especialmente el ahorro de costes que conseguirían por la fusión de ambas empresas". 

La oferta que están debatiendo Telefónica y BT consiste en la venta de O2, propiedad de la española, a cambio del 20% del operador inglés, que además pagaría al grupo presidido por César Alierta al menos 6.000 millones de euros en efectivo. Tomando como referencia la capitalización bursátil de la multinacional británica, la participación del 20% ronda los 8.100 millones de euros, por lo que la valoración total de la operación ascendería a 14.100 millones.

Este importe es a priori inferior al que Telefónica pagó en 2005 por O2 a la propia BT, que se cerró por 22.360 millones de euros, cerca de 26.000 millones si contabilizamos la divisa en aquel momento.  "La diferencia de 8.000 millones entre el precio que están negociando en la actualidad y el que la española invirtió en su día es que O2 incluía, además de los negocios en Inglaterra, los de Irlanda y los de Alemania. Entre los tres países sumaban 24 millones de usuarios".