Las dos únicas teleoperadoras cotizadas en nuestro mercado, Telefónica y Euskatel, libran batallas muy distintas dentro y fuera de la bolsa, aunque en este ejercicio los inversores han premiado a ambas. 
 
Telefónica presume de ser la gran teleoperadora de España y una de las más importantes del mundo. Mientras, Euskaltel se circunscribe a la cornisa cantábrico-atlántica española, aunque sigue expandiéndose por el territorio septentrional del país.  (Ver: Euskaltel a punto de finalizar la comprar de Telecable)
 
Por negocio, Telefónica y Euskaltel son como Goliat y David, pero los gráficos bursátiles no entienden de tamaño. Por ello, si nos limitamos a comparar su desempeño bursátil, observamos que el pequeño se come al gigante en el largo plazo. Sólo podemos dilatar la cotización de la operadora vasca a julio de 2015, pero desde entonces, Euskaltel ha perdido en bolsa tan sólo un 5,4%. En cambio, en el mismo tiempo Telefónica, a quien le crecían los enanos en distintos territorios en los que tiene presencia y también la deuda, ha perdido un 23%.





 El panorama se invierte si acotamos los gráficos a los últimos doce meses, pues gracias al estirón que ha pegado Telefónica desde diciembre del año pasado, ha logrado remontar las pérdidas y se revaloriza un 7,61%. En cambio, Euskaltel, si bien ha reducido las minusvalías bursátiles, no acaba por borrarlas, perdiendo en doce meses un 3,44%. Ahora bien, ambas compañías se cuelan entre las más alcistas de la bolsa española en lo que vamos de 2017, con revalorizaciones del 19% para Telefónica y del 12% para Euskaltel.





También le puede interesar:
Análisis Técnico Repsol, Reig Jofre, Banco Santander, Sacyr, Telefónica y Abertis