Mañana jueves 23, antes de que abra el mercado, ya contaremos con los resultados de Telefónica del ejercicio 2016. Estas cuentas no reflejarán el impacto de la venta de parte de Telxius, pero sí la buena marcha de su negocio en Alemania, lo que podría ser contrarrestado con su exposición a Reino Unido.

Telefónica presentará sus cuentas de 2016 el próximos jueves 23. El mercado está expectante a su cifra de deuda y caja, ya que la cancelación de la OPV de Telxius y el retraso de la salida a bolsa de O2 podrían haber supuesto un desbarajuste inesperado para sus previsiones.

Recordemos que a finales de los nueve primeros meses del 2016 Telefónica reconocía una deuda de casi 50.000 millones de euros, habiendo reducido el agujero en 2.600 millones entre junio y septiembre. Mientras, el flujo de caja prácticamente se había duplicado en doce meses hasta los 2.315 millones de euros.
 

Otra de las dudas que se ciernen sobre las cuentas de 2016 de Telefónica es la afectación por el Brexit. Hasta septiembre el 13% de los ingresos de la operadora venían del mercado británico, un mercado en el que, pese a la incertidumbre por el divorcio de la UE, había logrado aumentar los ingresos y el margen oibda.
 
Lo que sí está claro es que su negocio de Alemania ha evolucionado mejor que un año antes. Su filial germana redujo sus pérdidas un 54% en 2016, hasta los 176 millones, frente a los 383 millones de euros que perdió en 2015. En cambio, sus ingresos descendieron un 4,9% hasta los 7.503 millones de euros.
 
resultados telefonica deutschland

Mientras los inversores permanecen a la espera de las cuentas anuales definitivas, la operadora va contentándolos con algunas operaciones de consuelo. La última ha sido la venta de hasta el 40% de Telxius a KKR por 1.275 millones de euros. Este dinero supone un desahogo para Telefónica, aunque no se reflejará en las cuentas de 2016. Además, hay que tener en cuenta que la venta de esta participación se ha llevado a cabo a un precio de 12,75 euros, en la parte baja de la banda de precios que se barajó para sacar a bolsa su filial (entre 12 y 15 euros), operación que no se llevó a cabo precisamente porque desde la matriz consideraban que quedaba infravalorada.  Robert Casajuana, director de inversiones de SLM, considera que “es una buena noticia para ir reduciendo su deuda pero la parte que quiere vender y el importe que recibirá – sobre 1.000 millones de euros – da algo de oxígeno pero si tenemos en cuenta que tiene un apalancamiento cercano al 80%, con pasivo de 95.000 millones, no creo que sea un efecto importantísimo. Para mí el oxígeno vendría con otras ventas adicionales”.

Además, aunque tampoco computará en las cuentas de 2016, a comienzos de año Telefónica llevó a cabo una emisión de bonos  por valor de 1.750 millones de euros, que instrumentalizó en dos tramos, el primero de ellos, por un importe de 1.250 millones de euros, con vencimiento el 17 de enero de 2025, un cupón anual del 1,528% y un precio de emisión a la par. El segundo de ellos, por un importe de 500 millones de euros, con vencimiento el 17 de octubre de 2028, un cupón anual del 2,318% y un precio de emisión a la par.
 
 También le puede interesar:
Análisis Técnico Telefónica, BBVA, Reig Jofre, Sacyr, Inditex y Abertis
Análisis técnico de Telefónica con el indicador Ichimoku