Los peores presagios para la operadora se han hecho realidad y con el fin de disminuir el endeudamiento ha tomado la decisión de recortar el dividendo para el 2016 y para el año que viene.
 
El consejo de administración de Telefónica ha tomado la determinación de hacer un recorte del dividendo para 2016 y 2017, desde los 0,75 euros que se preveían para el ejercicio presente hasta los 0,55 euros, lo cual supone una reducción del 26,7%, y hasta los 0,40 euros para el próximo año, que conlleva una disminución de hasta el 46,3% sobre la retribución estipulada hasta el momento.

A través de una nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Telefónica ha comunicado que de los 0,55 euros para el 2016, 0,35 euros se cobrarán en noviembre de este año mediante un scrip voluntario más 0,20 euros en efectivo en el segundo trimestre de 2017.

Por otra parte, para el año 2017 ascenderá a 0,40 euros por acción: 0,20 euros en el cuarto trimestre de 2017 y 0,20 euros en el segundo trimestre de 2018. Ambos tramos se pagarán en efectivo.

“Como resultado de lo anterior, en el año natural 2016 se pagarán 0,75 euros por acción y en el año natural 2017 se pagarán 0,40 euros”, ha explicado la compañía a la CNMV. A tal efecto, se propondrá, en su momento, la adopción de los acuerdos societarios oportunos.

Los objetivos que impulsan esta decisión, tal y como ha sostenido la operadora son, por un lado “fortalecer el balance, acelerando sustancialmente la reducción de deuda por la vía orgánica, en un entorno de crecimiento del flujo libre de caja (FCF)”. Y, por otro lado,  “remunerar de forma atractiva al accionista, con una rentabilidad por dividendo consistente con el mercado y un payout (dividendo por acción/FCF por acción) sostenible”.

BBVA, como primer accionista de la operadora con una participación del 6,961%, ha admitido que el próximo año dejará de ingresar 95 millones en dividendos de Telefónica. No obstante, el CEO de la entidad, Carlos Torres Vila, ha reconocido que apoyaron el recorte de la retribución de la operadora en el consejo, porque consideran que “esta medida es mejor que vender activos en un momento en el que, quizás, podrían no sacar el importa adecuado por ellos”.