Podemos apostar por el sector bancario favorecido por su estabilidad y sus buenos resultados. Y clara muestra de ello son los grandes, BBVA y BSCH, que están consolidando los niveles alcanzados, aunque tampoco hay que perder de vista los de pequeña y mediana capitalización como Bankinter y Banesto.
Reacción lógica en el mercado ante la posibilidad de nuevos atentados: las compañías aéreas están anulando vuelos y la primera reacción es la de abandonar el selectivo, más aún en un mes de agosto que se mantenía en zonas de máximos. No obstante, a medida que vuelva la calma continuaremos con el escenario que estábamos dibujando días atrás, siempre y cuando no perdamos los 11.650 puntos que actúan como nivel de referencia de cara a la ruptura de los 12.000 cuando la actividad se multiplique en el parqué una vez pasado el verano.