Este jueves vemos a Société Générale encabezar los avances del CAC-40 parisino tras presentar cuentas, unas cuentas que han estado por encima de lo esperado, al contrario que su homólogo Crédit Agricole, que ha defraudado con sus número y viaja a la última posición del índice. 

SOCIÉTÉ GÉNÉRALE: la cara amable del CAC
Société Générale lidera los avances del mercado francés tras sorprender positivamente al mercado con sus resultados hasta septiembre. La entidad gala cerró los nueve primeros meses del año con un beneficio de 3.345 millones, un 57% más que el año anterior. Además, esta cifra superó las expectativas del consenso, que apuntaba a beneficios de 840 millones de euros. Las cuentas se vieron empujadas por el buen desempeño de la banca minorista en Francia y por la reducción de pérdidas en su negocio ruso. Además, los ingresos mejoraron un 8,3% hasta los 6.360 millones de euros.

Orgulloso de estas cuentas el presidente de SG Frédéric Oudéa, destacó "nuestra capacidad de generar capital nos ha permitido fortalecer nuestra solidez financiera, con una ratio de capital CET1 del 10,5%, en línea con nuestro objetivo del 11% a finales de 2016".

Los inversores premian al valor en bolsa con una fuerte subida dentro de un CAC-40 que hoy cotiza en negativo. Pero SG va contracorriente y deja un importante hueco alcista formando un soporte para el valor en los 43 euros bajo los que cerró ayer. Ahora el precio ha atacando la resistencia de los 44,50 euros, zona que coincide con el retroceso de Fibonacci del 61,8%, y también vuelve a posicionarse por encima de la directriz alcista que nació a comienzos de año y que perdió en septiembre. Si cerrar la sesión por encima de los 44,50 euros sería una buena señal para el valor, pues ya sólo encontraría una resistencia intermedia en torno a 46 euros para alcanzar los máximos anuales.

societe generale



CREDIT AGRICOLE, la cruz del CAC
Frente a la complacencia que han provocado las cuentas de SG, los inversores muestran su enfado con los números reconocidos por Crédit Agricole, y es que, si bien la entidad mejoró un 59,5% su beneficio atribuido hasta septiembre (2.634 millones de euros), su cifra de negocio del tercer trimestre disminuyó un 2%, hasta 3.918 millones. Además, la partida destinada a provisionar el coste del riesgo de Crédit Agricole alcanzó en el tercer trimestre un total de 600 millones de euros, una cifra un 3,5% superior a la registrada en el mismo periodo de 2014.

Esto está siendo castigado con una última posición en el CAC parisino y un desplome de más del 5%. Crédit Agricole ha dibujado un importante hueco bajista perdiendo la directriz alcista que respetaba desde septiembre. Ahora podría frenarse en lso 11 euros, zona de 23,6% de Fibonacci, si no, correría el peligro de caer a mínimos anuales en 10 euros.

credit agricole