Las acciones de la entidad financiera francesa descendieron más de un 14% en la apertura después de que advirtiera que podría no alcanzar su meta de beneficios este año debido a las condiciones de mercado difíciles y a una regulación más estricta. Eso ha arrastrado a todo el sector en los mercados Europeos.
 
Si las miradas las había recibido Deutsche Bank en las sesiones más recientes en el sector bancario europeo, hoy le ha tocado el turno a Societé Generale. La entidad bancaria ha arrastrado a todo el sector a las pérdidas una vez que ha acudido a su cita con los inversores para presentar sus cuentas trimestrales.

Lo que ha provocado este sentimiento tan bajista es que ha cambiado su proyección en torno a los beneficios que pudiera reflejar, dado que ahora podría quedarse corto en la rentabilidad. El banco señaló que su objetivo es del 10% de retorno sobre el capital se mantuvo "sin confirmar en 2016 dados los actuales vientos en contra". Eso ha provocado que sus acciones se hayan desplomado hasta más de un 14% desde la apertura del mercado.

Societe Generale cotización


Societe Generale, que es el tercer mayor banco cotizado de Francia por activos, indicó que el beneficio neto aumentó un 20% hasta los 656 millones de euros en el cuarto trimestre del años, desde los 549 millones de euros del año anterior. Los ingresos, por su parte, disminuyeron un 1% hasta los 6.050 millones de euros.

La entidad financiera obtuvo una ganancia de 147 millones de euros en la venta de su participación del 20% en Amundi en una oferta pública el año pasado.
Mientras tanto, la entidad elevó sus provisiones totales para litigios en 400 millones de euros hasta los 1.700 millones de euros. Société Générale está actualmente bajo investigación por las autoridades estadounidenses, por supuestos incumplimientos de sanciones.

Los mayores ingresos de la banca minorista en Francia, sin embargo, ayudaron a compensar el trimestre difícil para el banco de inversión, penalizado por los mercados y las pérdidas, por la volatilidad, y Rusia, que todavía está luchando para salir de la recesión y las sanciones continuas por parte de los diferentes actores internacionales.

Su banco minorista en Francia obtuvo un beneficio neto de 315 millones de  euros, los cual representa un 27% más respecto al mismo trimestre del año anterior, impulsado por el repunte de la demanda de préstamos, al calor de la leve recuperación de la economía francesa; mientras que el beneficio neto para su negocio global de soluciones bancarias y de inversión disminuyó un 35% hasta los 275 millones de euros. 

QUIZÁS LE INTERESE LEER:
Los últimos serán los primeros... Deutsche Bank se dispara un 9%
Deutsche Bank estaría estudiando una multimillonaria recompra de sus bonos