Soy optimista por naturaleza. Lo cierto es que los índices están en un lateral los últimos días. Estamos tanteando mínimos de enero y podría ser una figura de doble suelo aunque tiene que confirmar. Mientras no lo perfore lo que tenemos es lateralidad y mucha volatilidad. Hay mucho movimiento brusco.
 
¿Oportunidad? Siempre aunque la cuestión es que hay que ajustar el timing. No es lo mismo entrar en una zona que en otra. Dejando al margen lo que pueda venir de China se está prestando mucha importancia a los datos de Estados Unidos. El euro frente al dólar lo que confirma es que no va a haber esa subida de tipos como se confirmaba y eso presenta oportunidad en el mercado de divisas. Hoy el dato de Estados Unidos va a marcar un punto de inflexión en las jornadas y puede decidir el rumbo de los mercados en el muy corto plazo. Hay informes recientes que muestran debilidad económica o desaceleración de consumo. También ha comentarios de funcionarios de la FED que no son optimistas en cuanto a la subida de tipos.

El oro es otro de las commodities que están repuntando y eso es significativo. Todos estos bandazos no era lo que estábamos viendo antes y ahora sí. Ahora está por encima de las 1.150 onzas y parece que despierta desde la zona de mínimos. Podría ser un activo que dé mucho que hablar al igual que el petróleo que sigue condicionando a los mercados. Mientras el WTI no supere los 34 dólares no deberíamos pensar que ha acabado la tendencia bajista.

Hay indicios de que puede haberse alcanzado un amplio suelo en el petróleo. Las últimas semanas los datos de inventarios han sido mejores de lo esperado. La debilidad del dólar favorece que pueda haber nuevos movimientos en el petróleo. Ahora mismo está en una situación de lateralidad que puede terminar a la baja o al alza. Hay que vigilar niveles de referencia más que nunca.

Declaraciones a Radio Intereconomía