Entre las crisis y las cumbres (¡19 ya a día de hoy!), el entorno financiero y económico de la zona del euro no
ha dejado de deteriorarse y la situación ha empeorado aún más a lo largo de las últimas semanas. A partir de ahora es además crítica, ya que supone una amenaza sistémica para la economía mundial.


DIVISAS: la moneda única debe bajar aún más
Tras un mes de mayo durante el cual el euro cayó debido a la degradada realidad del entorno económico y financiero de la zona del euro, el mes de junio ha visto cómo la moneda única recuperaba fuerzas, sobre todo después de la cumbre europea de finales del periodo. Seguimos pensando que el euro es aún vulnerable. Por un lado, debido a la persistencia y el agravamiento de la situación económica europea y, por otro, porque en los periodos de tensiones financieras en la zona del euro, el yen y el yuan asumen el papel de activos refugio y de instrumentos de gestión del riesgo para nuestros fondos. Por consiguiente, en los fondos Carmignac Investissement, Carmignac Patrimoine y Carmignac Global Bond hemos mantenido importantes exposiciones al dólar, y en menor medida, al yen. Por otro lado, la moderación del crecimiento mundial hace vulnerables a los países emergentes y, en consecuencia, a sus monedas. En este sentido, hemos decidido cubrir parcialmente las exposiciones a las divisas más vulnerables tales como el rublo, el peso mexicano y el real brasileño de nuestros fondos Carmignac Emerging Patrimoine y Carmignac Emergents.

RENTA FIJA: mantenemos la prudencia en la zona del euro
La deuda pública alemana, tras haber ejercido como refugio predilecto de los inversores de renta fija en un contexto europeo difícil, ha sufrido debido a la incertidumbre respecto a la posible mutualización de las deudas públicas europeas o al hecho de que Alemania tenga que intensificar su ayuda a las economías periféricas. Así, a principios de mes hemos neutralizado la exposición al bono alemán mediante la correspondiente venta de futuros. Y ha sido todo un acierto, puesto que a lo largo del mes, el bono alemán a 10 años ha evolucionado desde un 1,20% al 1,58%, mientras que el estadounidense, al que hemos conservado la exposición, permanece estable en el 1,56%. En las próximas semanas, mantendremos la prudencia en Europa y seguiremos alejados de cualquier deuda pública que no sea de Alemania o Estados Unidos. A finales del periodo, la sensibilidad de los Fondos Carmignac Patrimoine, Carmignac Emerging Patrimoine, Carmignac Global Bond y Carmignac Securité alcanzan el 4,5, 6,3, 5,5 y 1,4 respectivamente.

RENTA VARIABLE: ¡Atención a las revisiones de los analistas!
Los mercados mundiales se han recuperado a lo largo del mes de junio y han acabado el periodo con unas ganancias de cerca del 4% en los últimos días del mes. Por las razones expuestas en el editorial de esta carta, nuestro muy prudente posicionamiento no nos ha permitido beneficiarnos de este repentino aumento del optimismo. Más allá del descenso (¿temporal?) de la intolerancia al riesgo, la ralentización simultánea de la economía mundial se va a traducir en la revisión a la baja de las previsiones de crecimiento de los beneficios. Aunque podamos pensar razonablemente que parte de estas revisiones bajistas ya están reflejadas en las cotizaciones, estamos esperando el comienzo de la fase de presentación de resultados trimestrales para revisar nuestro posicionamiento. En un contexto que sigue siendo incierto y frágil, nos sigue pareciendo adecuado apostar por los fondos mixtos de la gama Patrimoine. Desde el comienzo del año, la rentabilidad de los tres fondos de esta gama, Carmignac Emerging Patrimoine, Carmignac Patrimoine y Carmignac Euro-Patrimoine, se sitúa en 8,6%, 3,8% y 6,4% respectivamente.

MATERIAS PRIMAS: la caída a corto plazo oculta la tendencia a largo plazo
La continuación de una producción superior a las cuotas establecidas por parte de los miembros de la OPEP y la importante revisión a la baja de las previsiones de crecimiento de la demanda por parte de la Agencia Internacional de la Energía han sido las causas de una bajada del 25% del precio del petróleo en un solo mes. Esta caída ha arrastrado a todo el sector, sobre todo las medianas capitalizaciones y los servicios petrolíferos. La caída del precio de la energía debería, por el contrario, beneficiar a los productores de metales, y de oro concretamente, que nos tenían preocupados debido al aumento de los costes de producción. La rentabilidad superior del sector se ha confirmado en junio y algunas operaciones de adquisición corroboran el atractivo de las valoraciones. El sector de los metales sigue siendo frágil en vista de los datos estadísticos chinos. En cualquier caso, es la perspectiva de mercado a corto plazo la que nos parece excesivamente pesimista, si tenemos en cuenta el impulso que el gobierno chino pretende dar a importantes proyectos de infraestructura. Además, Rio ha reiterado su visión optimista a largo plazo al confirmar un costoso proyecto de desarrollo de su producción del mineral de hierro en el oeste australiano.

FONDOS DE FONDOS: ¿Se puede ser demasiado prudente en el contexto actual?
El último día del mes, la rentabilidad de los fondos de fondos sufrió debido al sobresalto de los mercados, a pesar de que habíamos mantenido un posicionamiento defensivo antes de la decimonovena cumbre europea que ha tenido lugar desde el principio de la crisis. ¿Ha cambiado realmente la situación desde esa cumbre? En el momento en que escribimos esta carta, es demasiado pronto para saberlo, pero realmente no parece seguro. En un contexto de ralentización mundial, la situación económica (y no solo financiera) de la zona del euro va a seguir siendo preocupante durante todo el verano. La ventaja de nuestros fondos frente a sus índices sigue siendo aceptable y preferimos, por ahora, pecar de exceso de prudencia que de un optimismo ingenuo.