Wall Street comienza la jornada con ligeros rebotes después de la jornada “desastrosa” de ayer. En opinión de Juan Carlos Castillo Montero, director de análisis de Capital Bolsa, “aunque el mercado venía subiendo en torno al 1% en la preapertura, ahora hemos conocido el dato de producción industrial que ha hecho que el índice esté prácticamente plano”. Por lo que probablemente, apunta el experto, “veremos descensos a lo largo de la jornada”
Entre las noticias más destacables de la jornada de hoy está el plan hipotecario que tiene previsto presentar Obama en el día de hoy, y que estará dotado con al menos 50.000 millones de dólares. Juan Carlos Castillo Montero apunta a que “es una idea aceptable, que va a ayudar a los propietarios que tengan en peligro sus hipotecas”. No obstante, el experto cree que “es un plan que está sobre otro plan –el plan de estímulo económico- y el mercado parece que empieza a estar un poco descreído de estos planes que no están haciendo que los datos macro mejoren”. Por consiguiente, no cree que este plan hipotecario “vaya a afectar mucho a la evolución del mercado”.
En relación a los datos macro que se han conocido hoy, como “el precio de las exportaciones e importaciones -en línea con las estimaciones-” y el de las viviendas iniciadas en enero que “han estado realmente mal, ya que se esperaban 530.000 unidades y se han iniciado algo más de 450.000 unidades”, por lo que advierte el experto de que “vemos como el sector inmobiliario no ve suelo”. Además, señala que “algunos analistas creemos que en seis o nueves meses podremos ver cómo la tendencia bajista comienza a aplanarse y necesitará un largo periodo de estabilización para repuntar en 2010”. 

También, se ha conocido en el día de hoy el dato de producción industrial, “que ha estado por debajo de las estimaciones -cayó un 1,8% en el mes de enero-”. “Esta es una muestra más de la depresión que existe en el sector manufacturero”, señala el experto, ya que “los datos macro que vamos conociendo mensualmente no atenúan los descensos y el ritmo de decrecimiento se acentúa”.

Uno de los sectores con especial atención en el día de hoy es el del automóvil. General Motors y Chrysler solicitan 21.600 millones de dólares adicionales de ayudas. El director de análisis de Capital Bolsa dice que “nosotros tenemos la visión de que el sector como tal no es viable”. “Además el consejero delegado de GM está hablando de que esa ayuda, en el peor de los escenarios, se tendría que ampliar a los 100.000 millones de dólares para poder salir de ese escenario”. Con lo cual, el experto señala que “no creemos que se apruebe esta ayuda, por lo que si no se le ayuda tenderán a ir a la quiebra”. Por lo tanto, el principal motivo por el que se les está sosteniendo, según apunta el analista, “es por los empleos correlacionados con el sector que rondan en torno a los 1,5 millones de compañías que tienen relación con este sector”.

En cuanto a las expectativas al corto-medio plazo “los planes de rescate no son prácticos o no van a tener el resultado que se espera”. “Cada vez más son las voces que apuntan a que se le debería dejar a la economía un libre desarrollo”. Por lo que aunque estas medidas de ayuda al mercado “nos parezca acertadas”, no cree que “seguir inyectando liquidez en base a deuda, incrementando la masa monetaria –como se va a incrementar en un futuro- y con unos riesgos importantes de deflación, vaya a solucionar nada”. 

Finalmente, en cuanto a las recomendaciones, el director de análisis de Capital Bolsa señala que "en el corto plazo, existe la posibilidad de que veamos un rebote, a pesar de que hemos roto niveles importantes” como los 800 puntos del S&P 500 pero no recomienda entrar en estos rebotes porque “la tendencia en general de las bolsas es bajista”. Además señala que “algunos analistas apuntan a que podríamos tener  una tendencia bajista adicional de entre un 10 y un  20%”. Por lo que estima que si llegamos a estos niveles “podríamos entrar en empresas como Procter & Gamble o Pfizer". También apostaría el experto por el sector petrolero, ya que “creemos que el precio del petróleo va a volver a subir y en los próximos años lo vamos a tener sensiblemente superior al de ahora”, por lo que “creemos que podríamos entrar en esos momentos, ahora la ecuación rentabilidad-riesgo no es atractiva”.