Banesto, por otro lado, nos gusta bastante, pero su liquidez provocada por el accionista mayoritario es estrecha, lo que facilita los movimientos empresariales sobre el valor incrementando así su volatilidad. De todos modos, no creemos que Santander se vaya a deshacer de él tan fácilmente.
Comenzamos la semana a la baja, aunque vamos a tener unos días bastante tranquilos ya que los datos macro que mueven al mercado escasean, aunque habrá que ver qué pasa con las operaciones corporativas. Además, pueden incrementarse la volatilidad por los resultados empresariales que comienzan a publicarse mañana en EEUU.