¿Ha acabado todo? Las bolsas internacionales recuperaron terreno la semana pasada, con subidas que han oscilado entre el 1.0 y 2.0 %. La deuda corrigió parte de las recientes subidas (en precio). Al final, una corrección más que moderada con rentabilidades a plazo en niveles del 4.6 % (treasury).
¿Ha acabado todo? Las bolsas internacionales recuperaron terreno la semana pasada, con subidas que han oscilado entre el 1.0 y 2.0 %. La deuda corrigió parte de las recientes subidas (en precio). Al final, una corrección más que moderada con rentabilidades a plazo en niveles del 4.6 % (treasury) y 3.97 % (bund). Y las monedas, también corrigiendo. Claro en el caso del JPY, hasta niveles de 118.34 cuando la semana pasada vimos al USD perder niveles hasta 115.5. Mientras, el EUR sigue mostrando poca volatilidad aún dentro del rango de los últimos días entre 1.308-1.323 EURUSD. Quizá haya colaborado a esta relativa estabilidad el descenso de los precios del crudo, ahora en niveles de 59.9 $ barril. También, probablemente, la publicación de datos relativamente más firmes sobre la economía norteamericana. Quizás la relativa calma en la bolsa china haya sido un factor determinante. Sin duda, el escenario parece mucho menos propicio ahora para la inestabilidad. Lo que no significa que la recuperación de los niveles iniciales no esté exenta de riesgos. “Los mercados se han comportado bien”; esta es la conclusión que hemos escuchado durante la reunión de este fin de semana dentro del BIS. Y los más explícitos en esta conclusión han sido los bancos centrales de países emergentes, como los presidentes de los bancos centrales de México, Chile y Argentina. El de China ha mantenido un tono más neutral, pero su presidente sí ha reconocido que la bolsa china no está en un proceso de caída libre (¿y la burbuja? Según el propio Gobierno chino..). Sin duda, para algunos el Ajuste, aunque violento, era necesario. Según el alto cargo del Banco Central de Chile, “ahora los mercados recogen mejor el riesgo”. ¿Seguro? Si conozco bien la ambición del ser humano, y los gestores son seres humanos, la continuidad en la tranquilidad actual puede llevar a que los mercados recuperen los niveles iniciales de una forma rápida. En este sentido, prefiero quedarme con la reflexión de Trichet: deseable siempre el ajuste de las valoraciones, desde un exceso de confianza, pero que no se produzca de forma brusca. Lo lamento: por el momento los ajustes deben ser bruscos, debido a que la elevada liquidez y competencia lleva a tomar elevados riesgos. No, aún mantengo nuestra conclusión de que debemos estar tranquilos hacia el futuro pero no confiados a corto plazo. Y de los tres factores de riesgo (China, carry trade y economía USA) por el momento el más relevante es la incertidumbre sobre el estado de la economía norteamericana. En una encuesta el viernes pasado, 16 de 19 economistas se inclinaban por considerar que habrá cambios de tipos durante el año. Pero 2 al alza, cuando el resto a la baja. Al mismo tiempo, la publicación el viernes de los datos de empleo de febrero ha generado un fuerte debate sobre la solidez del crecimiento. Sí, fueron buenos datos. Pero con algunos interrogantes. Por ejemplo, la pérdida de 62 m. empleos en la construcción (aproximadamente 20 m. en la residencial). El sector servicios lo suplió todo, con pérdidas de empleo también en el sector manufacturero. La tasa de desempleo, de nuevo en niveles del 4.5 %, puso de manifiesto de nuevo el riesgo de recalentamiento y cuellos de botella en algunos sectores. La inversión empresarial puede ser clave, pero por el momento los indicios son mixtos. Y lo que parece claro es que la Fed mantiene la paciencia sobre la necesidad de más subidas de tipos, pese al mantenimiento de la inflación subyacente en niveles altos. Algunos miembros de la Fed han considerado que son las expectativas de inflación lo más relevante. Es claro: pero es complicado que haya una mejora desde los niveles bajos actuales. No, todo apunta a que la Fed mantendrá un tono neutral en política monetaria a corto plazo. ¿En qué enfocarnos durante la semana? Los datos económicos serán fundamentales. También los comentarios desde las autoridades. Y durante la semana tendremos muchos para reflexionar. Incluyendo, de nuevo, al propio Greenspan. En contra (¿lo podemos expresar así?) al propio Bernanke. El expresidente de la Fed ha comentado que no quiere restar protagonismo a Ben, pero que tiene derecho en su profesión a hacer vaticinios. Bueno, es matizable. ¿Datos? si hiciéramos una selección, estos son los que elegiríamos: • USA Ventas al por menor de febrero el martes, cuando esperamos un aumento del 0.6 % desde el crecimiento nulo anterior. Sin autos, un aumento del 0.2 % (0.3 %). El viernes tendremos los datos de inflación, también con un fuerte repunte en el dato general (0.4 % desde 0.2 %) y más moderado en la subyacente (0.2 % desde 0.3 %). Por último, más pistas desde empresas y familias a la hora de pronosticar el futuro: el jueves en la encuesta de marzo de Philadelphia y el viernes en la de consumo de Michigan • Zona Eur La encuesta ZEW de marzo en Alemania, el martes. Esperamos un cierto deterioro, en línea con otras encuestas similares del país. Los datos de inflación del área en febrero, un dato que conoceremos el jueves • Japón Sin duda, datos positivos los conocidos hoy en la tercera economía (aunque ya, siempre surgen dudas sobre tamaños). Una fuerte aceleración del crecimiento a final de año. Y con los datos de viernes, de pedidos de maquinaria, indicios de que se mantendrá este dinamismo a corto plazo ¿Mercados? Seguimos cortos de deuda. Neutrales en bolsa. El Eur a la baja José Luis Martínez Campuzano Estratega de Citigroup en España