Por fin el crudo sube algo y da un respiro a la cotización de las compañías más ligadas a él. Repsol es un ejemplo. La petrolera rebota hoy en el Ibex y, al calor de su revalorización, también lo hace Sacyr.

PETRÓLEO
El petróleo comienza la semana con subidas que aún no se pueden calificar de recuperación. En concreto, el Brent sube un 1,77% hasta los 63,22 dólares, mientras que el West Texas suma un 0,64% hasta los 58,18 euros. La subida no se puede considerar relevante hasta que supere el nivel de los 58,32 euros, en el que tenía un soporte que perdió a cierre de la semana pasada.

petroleo


REPSOL
Aún así, la recuperación de posiciones da alivio a Repsol. La petrolera se dejó la semana pasada un 11% acuciada por el abaratamiento del crudo y hoy, ante el salto que da el precio del petróleo, también cotiza al alza. Repsol se hace un hueco entre las primeras posiciones del Ibex con un rebote del 1,95% hasta los 16,48 euros. Esta subida tampoco tiene relevancia desde el punto de vista técnico, pues encuentra resistencia más arriba, en los 17,80 euros. Además, para recuperar la tendencia alcista perdida tendría que subir un 10% adicional, hasta los 18 euros, para cotizar nuevamente por encima de la directriz alcista de largo plazo que nació en agosto de 2012 y que perdió la semana pasada.

En cambio, si Repsol no supera resistencia, su único objetivo serían los mínimos anuales, en 15,84 euros.

Álvaro Blasco, director de ATL Capital, comenta que “Repsol es una apuesta firme para entrar ahora mismo. De hecho, da un buen dividendo y tiene caja para realizar alguna adquisición acertada. Además, la caída del precio del petróleo no le tendría que perjudicar mucho, ya que no está tan relacionada con la producción”.

repsol


SACYR
A la par que rebota Repsol, lo hace Sacyr, tan ligada a ella. Y, es que, la constructora, para muchos inversores, es sólo un vehículo de inversión para acceder a la petrolera más barato. Sacyr hoy sube incluso más que su participada, se apunta una revalorización del 2,37% y rompe los 3 euros. Esta zona es algo más que una referencia psicológica, pues marca el límite para salvarse de caer a los mínimos anuales en 2,75 euros.

Si Sacyr se mantiene por encima de los 3 euros, podría subir hasta los 3,50 y romper la directriz bajista que partió desde los máximos anuales. De hecho, para que la constructora recupere la directriz alcista de largo plazo, tendría que subir hasta los máximos anuales en 5,3 euros.

Recordemos que Sacyr posee actualmente un 9,23% de Repsol, adherida a esta participación tiene una deuda de 2.276 millones de euros que vence el próximo mes. El problema es que Sacyr tiene contabilizadas estas acciones a 19,977 euros, más de un 17% por debajo de la cotización actual de la petrolera. Al caer el precio de los títulos de Repsol, los bancos acreedores presionan aún más a la constructora para realizar alguna desinversión en la petrolera. (Ver: Sacyr, contra las cuerdas por la caída de Repsol)

Apúntese gratis a nuestras alertas de cambio de ciclo bursátil

sacyr