Ayer al cierre Repsol miró por encima del hombro al resto de valores del Ibex 35. La petrolera logró dispararse un 5%, pese al incesante abaratamiento del crudo. 

 Este último tirón le llevó a traspasar el primer retroceso de Fibonacci del último gran movimiento de caída entre los máximos de julio y los mínimos anuales, superando así los 11,50 euros. Si Repsol se mantiene por encima, podría atacar los 12,50 euros (38,2% de Fibonacci). Sin embargo, si vuelve a meterse por debajo de este soporte, correría el riesgo de volver a mínimos anuales, en 10,03 euros, aunque parece haber dibujado un soporte intermedio en los 11 enteros, nivel donde ha rebotado en dos ocasiones en los últimos meses.

repsol


Sin embargo, el reciente movimiento de subida sólo confirma un rebote, pues la tendencia de largo plazo de Repsol sigue siendo bajista, pues el precio circula muy por debajo de la media de 200 sesiones, que pasa por los 15 euros. Acaba de superar la media de 40 sesiones, lo que confirma el “modo rebote”, pero el volumen sigue siendo decreciente en el medio plazo y la volatilidad creciente, como se puede ver en nuestros indicadores técnicos Premium.

repsol