El Ibex35 hoy ha cerrado en negativo sin poder mantenerse en el nivel de los 11.800 puntos. En los últimos días el índice estaba teniendo movimientos muy laterales pero “esta caída de hoy no es necesariamente el comienzo de una corrección de mayor calado”, dice Alejandro Varela, gestor de fondos de Renta 4.
El analista justifica “el estancamiento del índice en zona de máximos y su no superación porque está esperando a los datos de empleo y el ISM” y, hoy, en concreto, “la mala noticia que ha pesado en el mercado ha sido el PMI de Chicago” pero “es suficientemente positivo el hecho de que el mercado esté aguantando en estos niveles”, comenta Varela.

Iberia fue la más premiada de la sesión tras confirmarse que la fusión con British Airways está muy cercana. Por ello, en Renta 4 recomiendan “mantener posiciones en la aerolínea porque aún está ahí el catalizador de la posible fusión”. Para Alejandro Varela, “la culpa de la revalorización de hoy la ha tenido la noticia que British ha dado a cerca de que la fusión está cercana” además, el gestor de fondos recuerda que “las aerolíneas se han visto beneficiadas por el hecho de que el barril de crudo está dando cierta estabilidad, lo que añade visibilidad”.

Tras el cambio de su CEO ayer, hoy BBVA ha sido de las compañías que más han caído durante toda la jornada. Aún así, Varela cree que “la entidad está bien” pero “los cambios en la cúpula han hecho pensar al accionariado que, a partir de ahora, llevará una política de adquisiciones o crecimiento más agresiva, lo que hoy le ha pesado en el mercado”.

Recomendación
Desde Renta 4 dicen que “los niveles de liquidez en el mercado son elevados. Entra dinero con facilidad en cuanto hay el más mínimo recorte”, por lo que no descartan “ver a la bolsa en niveles superiores”. Aún así, el Alejandro Varela cree que “hay algo de mal de altura en los valores en los que, las perspectivas de rentabilidad con el riesgo que se asume en estos niveles, no son favorables hacia el inversor”. En este sentido recomienda “un posicionamiento más defensivo, en compañías de alta rentabilidad por dividendo, negocios estables y rotar la cartera de valores más agresivos, hacia valores con rentabilidad anual más pobre pero que deberían ir mejor”.