El fondo que nos deja la semana pasada es positivo. El BCE ha restrado trascendencia al repunte del IPC, e insiste que la subyacente no muestra ningún tipo de repunte. Por tanto, no va a haber cambio durante muchos meses. La Fed ha puesto énfasis en la inflación, aunque la mayoría viene del repunte del componente de la vivienda.
 
Esto avala el buen fondo de la situación económica. En Europa los datos macro consolidarán los niveles de fin de año. En España seguiremos con la tasa de paro. Quizá el problema es que las expectativas de beneficio son bastante ambiciosas sobre todo en algunos mercados. Además, Trump sigue decepcionando al mercado sin dejar muy claro cuál va a ser el programa económico que va a aplicar.

Se esperan que los resultados vayan a ser buenos, otra cosa es que las expectativas se vayan a consolidar.

Declaraciones a Radio Intereconomía