A mediados de los 90 el mercado literario norteamericano se vio sorprendido por una serie escrita por dos autores (Stanley y Danko), en la que se centraban en la vida de los estadounidenses más ricos.
Los libros se escribieron con las conclusiones de una encuesta realizada a más de 1.000 individuos multimillonarios de ese país. Lo que descubrieron los dos autores es que la mayor parte de ellos compartían siete aspectos de su estilo de vida que se habían concebido para incrementar su fortuna. En Yahoo Finance han enumerado estos siete patrones.

1- Viven muy por debajo de sus posibilidades. En sus estudios los autores de la encuesta encontraron que la mayor parte de los multimillonarios no son muy gastosos. La mayor parte de ellos gastaba menos de 200 dólares en calzado y sólo la mitad dedicaba más de 235 dólares en un reloj de pulsera. Además, dos tercios de ellos tenían un presupuesto de gastos para el hogar.

2- Distribuyen su tiempo, energía y dinero de la misma forma, de forma eficiente. Todo con el objetivo de incrementar su patrimonio. Al contrario que el resto de los ciudadanos, dedican más tiempo en gestionar sus finanzas que en comprar un coche.

3- La mayoría considera que la independencia financiera es más importante que mejorar su estatus social. Muchos piensan que aquellos que gastan mucho en joyas, ropa, coches… en realidad tienen menos patrimonio del que aparentan.

4- Sus padres no los mantuvieron durante mucho tiempo.

5- Sus hijos adultos son autosuficientes financieramente hablando.

6- Son astutos a la hora de ver oportunidades. Explican que, esencialmente, los ricos se convierten en ricos con ocupaciones que sirven a otros ricos.

7- Eligen la ocupación adecuada. La mitad de los propietarios de negocios y casi todos los millonarios dijeron que no obligarían a sus hijos a seguir sus pasos. Según esas encuestas, los ricos están más predispuestos a enviar a sus hijos a las facultades de medicina o de derecho.

Si quieres ver en qué invierten los billonarios, pincha aquí