El anuncio de la ampliación de capital de Banco Santander lleva aparejada otra medida: la reducción del dividendo de la entidad. Una medida que comenzará ser efectiva en julio de este año, la entidad respeta los  0.30 euros por acción del scrip dividend

Es la segunda vez en su historia que Banco Santander se atreve a recortar el dividendo. Una fue durante la crisis y otra, ahora, cuando Ana Patricia Botín anuncia una ampliación de capital de 7.500 millones de euros con el correspondiente ajuste del dividendo. La retribución al accionista pasa de 0.60 euros por acción a 0.20 euros, aunque lo compensa con la entrega de tres de los cuatro dividendos de 0.05 euros en efectivo, cuando en años anteriores los cuatro eran vía scrip dividend (aquel que da al inversor la opción de elegir cobrarlo en efectivo o en acciones).

El dinero que desembolsará en efectivo, será mayor

La entidad el año pasado “gastó” en pago de dividendos 440 millones de euros. Tras la ampliación por el 9.9% del capital, la entidad ha puesto en circulación 13.829 millones de acciones, desde las 12.584 millones de acciones anteriores.  Con la nueva estrategia de retribución, Banco Santander desembolsará alrededor de 2.250 millones de euros en efectivo, que supone en torno a 1.200 millones de euros más respecto a los 1.050 millones previstos con cargo a 2014. Eso sí, se ahorrará en torno a 6.100 millones de euros por el pago de acciones y 330 millones por el coste de las ampliaciones de capital.  ¿Total? Un ahorro equivalente a cerca de 5.200 millones de euros. 

Pero ¿a qué dividendos afectarán estas medidas? La entidad respeta los alrededor de 0.15 euros por acción bajo la fórmula de scrip dividend de los dos próximos pagos (tercer y cuarto dividendo con cargo a 2014).

Será a partir del dividendo de julio – primer dividendo a cuenta de 2015- cuando comiencen a aplicarse las medidas descritas anteriormente. La entidad situó el pay out (dividendo sobre benecio) en el 20% en 2014 y está previsto que éste evolucione “acorde al cercimiento de los resultados, con el objetivo de que la remuneración en efectivo (cash pay-out) represente entre el 30%-40% del beneficio recurrente, en lugar del 20% actual”, explica la entidad en su comunicado. El dividendo este ejercicio implicaría un pay-out del 38% siempre que el beneficio se mantuviera constante.

Ranking en el Ibex35

A pesar de que Banco Santander reconoce que para los accionistas es positiva esta noticia – pues mejora el BPA desde 2016- lo cierto es que tanto el efecto dilución como la reducción de la retribución son factores que penalizan al minoritario de la entidad. Especialmente a aquellos que, desde 2009, han decidido optar por la retribución vía acciones de Santander.  Dicen los expertos que todavía se puede encontrar en la entidad una buena alternativa por rentabilidad por dividendo, al menos durante el primer semestre del año, que será cuando se mantengan estos 0.30 euros por acción (0.15 euros cada reparto).

Rentabilidad por dividendo de las compañías del Ibex35 en 2014 y 2015 
Rentabilidad por dividendo de las compañías del Ibex35


Pero ¿cómo queda Banco Santander en el ranking de rentabilidad por dividendo? Es cierto que en los últimos años el inversor de la entidad ha obviado la inestabilidad de invertir en banca compensado por el dividendo abonado por la entidad, en la parte alta del ranking de la bolsa española. El dibujo con esta medida cambia pues la rentabilidad por dividendo quedaría en la parte baja de la lista. Eso sí, siempre y cuando la cotización de la entidad se mantuviera en los niveles actuales.