Leopoldo Fernández-Pujals reconoce que jugó bien sus cartas en París ante la oferta de Orange. Los 13 euros obtenidos en esta negociación le resultan un precio razonable. Y en lo que respecta a su carrera… dice que él se va. Es su momento de “volcarse en la descendencia”. 

Son declaraciones extraídas de una entrevista concedida a El Economista en la que el presidente de Jazztel asegura haber negociado el acuerdo de OPA en París y haber obtenido un precio razonable. “Indiqué que lo dejaran en 13 euros, que esa era mi última palabra (…) A los que me criticaban por no haber pedido más, les digo que la avaricia rompe el saco”, afirma Fernández-Pujals.

Respecto a su intento de compra de Yoigo reconoce que no se trató de “una jugada” para forzar a Orange a dar un paso más, como finalmente ha dado, sino de “una necesidad de sobrevivir a largo plazo”. Con la participada de Teliasonera estuvieron negociando, según sus palabras, hasta cuatro meses.

Ahora, una vez habiendo hecho “las paces” con Telefónica, una decisión crucial que determinó la supervivencia de la compañía, y con el futuro resuelto…Leopoldo Fernández Pujals dice que, “con sus años”, a él “le corresponde iniciar una nueva etapa”. “Es el momento de volcarme en la descendencia”, remacha Pujals.