Wall Street comienza el día a la baja después de que ayer los tres principales indicadores neoyorquinos concluyeran la jornada en mínimos de cinco años y medio ante la preocupación por las empresas del sector automovilístico –uno de los principales motores del PIB americano - y de la salud del sector financiero. Según explica Sara Pérez Frutos, la directora general de Dracon Partners, “la caída de ayer nos dejó un soporte importante, los 800 del S&P 500, soporte que se ha roto en la apertura de hoy por lo que –añade esta experta- podemos esperar un mal tono en el mercado”. Apertura a la baja del principal mercado del mundo tras conocerse, además que el número de estadounidense que solicitaron subsidio por desempleo aumentó a 542.000 la semana pasada, desde una cifra revisada de 515.000. Se trata del nivel más alto desde 1992.
“No esperábamos que el dato fuese bueno, pero es que, al final ha sido peor de lo esperado”, señala esta experta financiera que dice, “la tasa de paro en Estados Unidos está en el 6,5% que es la tasa más alta en 18 años, pero sin duda, tras conocer los datos de paro semanal de hoy, esta tasa de paro se acercará al 7% y estos niveles de paro para Estados Unidos son una auténtica tragedia”.

Como tragedia es que la está viviendo el sector automotriz americano con unas ayudas que no llegan. Según explica Sara Pérez Frutos, “el plan Paulson está sólo destinado a las financieras y no se puede ayudar a todo el mundo. Además, ahora mismo estamos en un momento de transición. Hasta el 20 de enero no entrará el nuevo equipo de gobierno, con lo que el próximo mes y medio lo vamos a tener que superar como sea”, asegura esta experta que cree que “las compañías automovilísticas puede que no tengan oxígeno para llegar al 20 de enero”. Por el momento, GM ha anunciado que su brazo financiero, GMAC, haya hecho oficial su solicitud para convertirse en banco comercial y poder acceder así a las ayudas del Gobierno estadounidense. Una noticia que para la directora de Dracon Partners “no deja de ser una tirita dentro de lo que es un grave problema”. Sin embargo, “algo tienen que hacer para acceder a la financiación, pero con esto dudo que solucionen la situación”.

Al margen del sector automotriz, el sector financiero también es noticia tras conocerse que el príncipe saudí Alwaleed elevará su participación sobre Citigroup hasta el 5%. “Está claro –asegura esta experta- que el papel de los fondos soberanos y de grandes inversores de Arabia Saudí será fundamental. Ya entraron en Morgan Stanley o Merrill Lynch (…) ahora no estamos viendo dinero fresco que acuda, por lo que si acuden es buena noticia y ojala otros fondos soberanos tuviesen actuaciones concertadas para dar soporte al sistema financiero”.