Basar nuestra planificación financiera en acciones con alta rentabilidad por dividendo puede ser un movimiento peligroso.

Nota del editor: No hacemos recomendaciones de acciones individuales. Las compañías mencionadas se han incluido simplemente para ilustrar nuestros argumentos.

Freeport-McMoRan. Kinder Morgan. Anglo American. Chesapeake Energy.Glencore.

Las anteriores palabras no son una colección de letras generadas de una forma aleatoria por una máquina; son los nombres de grandes compañías compradas por muchos inversores debido a sus altos dividendos. Todas ellas han recortado la retribución a sus accionistas, algunas de ellas totalmente.. No fueron las primeras en hacerlo durante este ciclo y no serán las últimas. El pago de dividendos no está escrito en piedra, y muchos inversores han visto cómo su flujo de ingresos, la razón por la que compraron la acción, se desvanecía. Y ahí es donde reside la locura de la búsqueda de dividendos para financiar las necesidades de efectivo para financiar su jubilación. Hay mejores fórmulas.

¿Por qué la gente elige el dividendo para planificar su jubilación?

La razón principal por la que compramos un activo que genera “ingresos” (acciones preferentes, bonos, etc…) es que no tendremos que usar nuestros ahorros para hacer frente a nuestros gastos. Simplemente hemos de comprar esta inversión de alto dividendo y gastar el ingreso que genera. Pero este cálculo no es demasiado racional. Generalmente, el beneficio de usar estas renta para cubrir nuestros gastos es limitado, si existe. Por lo contrario, tiene bastantes inconvenientes.

Los inconvenientes de los activos de alto dividendo

Comprar solo este tipo de activos de alto dividendos puede crear una cartera peligrosamente concentrada, por ejemplo omitiendo grandes sectores que tradicionalmente no pagan dividendos como el tecnológico. También le puede llevar a buscar acciones con una alta rentabilidad por dividendo o acciones con un elevado cupón, una forma de elevar el riesgo de nuestra cartera. Después de todo,  hay un viejo dicho que dice que “nadie da nada gratis”, que se puede aplicar muy bien a la inversión y normalmente la alta rentabilidad significa alto riesgo.

La idea de que el dividendo le evita echar manos a sus inversiones también tiene poco sentido, sobre todo cuando se tiene en cuenta que esto ignora por completo los movimientos en el precio. Si concentra su cartera en compañías de elevado dividendo, evitando la diversificación, está introduciendo más riesgo en su inversión principal de lo que podría imaginar.

Dividendo y planificación de la jubilación

Siempre animamos a las personas a no pensar solo en los dividendos cuando planifican su estrategia para la jubilación. Ni en el precio. Es el movimiento combinado –la rentabilidad absoluta- lo que más impacta a su cartera. Cuando tiene en cuenta la rentabilidad total, tiene la posibilidad de invertir en cualquier cosa y que puede obtener el dinero que necesite tanto de su dinero en efectivo, como de dividendos, intereses o incluso también vendiendo algunas acciones. En general, es positivo que al planear la jubilación eliminemos la división entre inversión y dividendos.

Fisher Investments España es la sucursal española de Fisher Investments Europe Limited, compañía propiedad de Fisher Investments. Fisher Investments es una gestora de inversiones privada e independiente. Fisher Investments Europe delega la gestión de carteras a su empresa matriz. Este artículo refleja la opinión del equipo editorial de Fisher Investments. Dicha opinión puede cambiar en cualquier momento. Se proporciona la información sobre los mercados de valores con fines informativos. Este artículo no debe considerarse una recomendación de inversión para que compre o venda valores concretos.