Se puede apreciar debajo la evolución entre REPSOL y el diferencial entre REP y ENI. La correlación entre ambos denota la mayor Beta de REPSOL frente a ENI tanto en las caídas como en las subidas.
 
Si desde marzo de 2015, cuando Repsol marcó máximos hubiéramos tenido éstas en cartera, perderíamos un 45%, mientras que si hubiéramos tenido compradas Repsol y vendidas ENI nos habríamos “ahorrado” más de un 12% de caída.
 
No cabe duda que para perfiles más conservadores, tras las fuertes caídas del sector petróleo, con Repsol a la cabeza,  la idea de comprar Repsol y vender ENI resulta atractiva.
Largos de Repsol y cortos de Eni