Apertura en positivo para Wall Street con una calma tensa a la espera de las palabras del “tridente monetario”, hoy hablan el presidente de la Fed Ben Bernanke, el secretario del Tesoro Henry Paulson y el presidente del regulador, Christopher Cox . En opinión de Sara Pérez Frutos, Directora de Dracon Partners, “esperamos a ver qué nos comunican Paulson y Bernanke para aclarar el plan in extremis que presentaron el viernes” y “al que los demócratas han puesto pegas que hicieron caer ayer a los mercados”. Para la experta es importante “que nos aclaren de dónde saldrán los 750.000 millones que salvarán el sistema financiero”. “Nos han dicho que se financiaría vía deuda pública dándole a la maquinita del déficit que tiene que ser ampliado por ambas el Congreso y el Senado” pero “no conocemos cómo se articulará ese dinero para las entidades financieras”, explica Pérez Frutos.
“Sabemos que será para las entidades sólo comerciales por eso Morgan Stanley y Goldman Sachs han pedido su cambio de ficha bancaria para poder acceder a las ayudas y poco más”. “El plan estaba recogido en tres folios pero ahora se tienen que desarrollar” matiza la experta. La sensación que dan las palabras de los mandatarios es que hay prisa por llevarlo a la práctica y es que según la analista “no podemos esperar, nos estamos jugando el sistema financiero norteamericano y por ende el mundial y hay que tomar medidas rápidas, no se puede entrar en una discusión”. La directora de Dracon Partners explica que “las ayudas han de ser rápidas, el plan se tiene que aprobar y dar una sensación de consenso, el mercado es miedoso y el dinero más” y teniendo en cuenta que “el Dow Jones lleva un 17% de de pérdidas, como para no darles soluciones a los inversores en el corto plazo”. Sobre la mesa, un día más, Washington Mutual sobre el que podría caer casi literalmente la Espada de Damocles y trocear el banco si no encuentra comprador. Para la experta ,”WaMu negocia esa posible compra por alguna de las entidades extranjeras, es una de las principales cajas con mas de 2000 oficinas de red y subió un 48% y un 42% la semana pasada pero ayer cayo un 21% de mano de las dudas”. “Ahora cotiza sólo en el 3,36 dólares y alguien tendrá que acudir en su ayuda”, matiza la analista, “queda en el aire si será un norteamericana o alguna “caza gangas” de este lado del atlántico”. También el sector automovilístico podría requerir el rescate del Gobierno para que comprara sus productos tóxicos, en opinión de Pérez Frutos, “por qué no podrán beneficiarse por ejemplo General Motors que lleva una crisis en los tres últimos años”. “La labor de Paulson y Bernanke –apunta la analista- es arbitrar las peticiones que se producirán por todos los sectores” porque no hay que olvidar que “a pesar de que las elecciones son en noviembre, la toma de posesión no será hasta finales de enero y los mercados no están para que no se haga nada hasta entonces”. “Habrá que solucionar las cosas sobre la marcha”, expone la experta. Y aunque parece que todo va improvisándose, “por el lado norteamericano parece que vamos a trompicones, pero más estática está Europa y no digamos España”. Así las cosas, Pérez Frutos apunta a que “todavía hay riesgos en el mercado para el pequeño inversor, el mercado está difícil, volátil y ni los mismos profesionales nos atrevemos a entrar”. “Tenemos protegidas las carteras y cuando cambie la tendencia que todavía es bajista veremos si Santander o BBVA están baratos, que lo están, pero si nos cuestionamos todo el sistema financiero daría igual el PER o cualquier otra variable” por lo que “lo mejor es quedarse viendo la situación desde la barrera”, resume la analista.