Wall Street comienza la sesión en negativo con un informe de empleo que ha borrado cualquier optimismo en el mercado. Sara Pérez Frutos, directora de Dracon Partners explica que “se esperaba que hubiéramos tocado mínimos en cuanto a la destrucción de empleo en EEUU” aunque “contábamos con que tardaríamos meses en crear de nuevo trabajo, pero pensábamos que lo peor había pasado y máxime con la temporada veraniega delante donde se crean empleos aunque sean de carácter temporal”.
“Esperábamos una destrucción de 365.000 empleos y ha salido 467.000 en mayo lo que nos lleva a ver una tasa de paro que está en niveles máximos en los últimos 26 años, llega al 9,5% frente al 9,4% que esperábamos”. Así las cosas, “los malos datos han hecho que los mercados se vengan abajo y los inversores se muestren pesimistas con el periodo estival por delante, poco volumen de negocio y o los datos que conozcamos salen muy buenos o no habrá justificación para ver una subida en los índices”.

La experta matiza que “el dato de paro sí lleva un cierto retraso en relación a la economía real” y “hemos tenido un dato positivo que han sido las peticiones de órdenes duraderos que han subido un 1,2% en mayo”, este indicador “caía alrededor de un 9 ó 10% en los últimos meses y que haya aumentado da una señal de que reactivación de la economía”. “En los próximos meses –apunta Pérez Frutos- esta reactivación podría trasladarse al mercado del empleo”. Hoy “hemos visto datos mixtos y los inversores dan más importancia a la parte negativa del empleo que a la parte positiva de las peticiones de pedidos de bienes duraderos”.

En cuanto al sector del automóvil que podría ver la luz al final del túnel en EEUU porque sus ventas han caído un 28% en junio, el menor retroceso de todo el año, la analista recuerda que “en España la introducción del plan de ayuda al automóvil ha supuesto una menor caída de las ventas comparada con el 30% del mes pasado o el 40% de abril”. “Ahora sólo caemos un 15%”. Con estos datos, la experta mantiene que “lo peor y lo más duro de la situación económica podemos haberlo visto ya en el primer semestre del año, de ahí a que veamos datos positivos puede quedar una pequeña travesía por el desierto”, además “estamos tan abajo que es difícil seguir cayendo a la velocidad dramática que hemos visto anteriormente”.

Para el pequeño inversor lo mejor es “tener prudencia y si no sabemos qué hacer, mantenernos fuera”, “hay mucha volatilidad en el mercado y poco volumen, tampoco vemos una tendencia definitiva, nos movemos en un rango y después de testear los 9.800 puntos en el caso del Ibex pero nos hemos venido abajo, ahora testearemos la parte baja del rango, los 9.200 puntos” y así podemos quedarnos durante todo el verano si no tenemos más visibilidad”. Es momento sólo “para los inversores más arriesgados, aquellos que quieran hacer un trading rabioso, para ellos los sectores que más se van a mover son el automovilístico porque General Motors ya tiene planes para sus distintas plantas y también el de materias primas que tienen volatilidad”, “ambos podrían recuperar en el medio plazo”. Pero aún así, “ahora veremos dos días de subidas y dos de bajadas por lo que aquél que tenga un perfil arriesgado que coja la ola de verano y la suelte”, “el resto es mejor que esté fuera del mercado”.