“Es fácil dejarse llevar por la satisfacción originda tras un crecimiento global, unas condiciones financieras favorables y una muy  baja volatilidad en los mercados económicos y financieros”, así comienza el último informe de PIMCO sobre perspectivas cíclicas en el que consideran que  la última vez que prevaleció una combinación similar fue en 2006, y no acabó bien.

Once años después, no creen que se vaya a producir otra crisis financiera importante a corto plazo (cíclico: de seis a doce meses) aunque “cuando el entorno maroeconómico es tan bueno como parece y las valoraciones son ajustadas, tenemos que hacer hincapié en la cautela, proteger el capital y diversificar las fuentes para alejarnos de las transacciones masivas”.

Desde un punto de vista positivo, sus previsiones económicas apuntan a un crecimiento sincronizado del 3% del PIB mundial sen el 2018 (igual que este año), una reducción del riesgo de recesión a corto plazo, recuperación moderada de inflación subyacente en las economías desarrolladas, políticas fiscales de apoyo moderado y una reducción gradual de ajuste monetario. Y a todo ello se une la contención de los movimientos nacionalistas que han emanado en toda Europa. Así que, “si quieres mantenerte o convertirte en un alcista-bull en los activos de riesgo, este es el perfecto entorno macroeconómico”.

Una vez visto más allá del entorno macro, surgirán nuevos problemas a corto plazo que alterarán la calma en los mercados. Aparte de la situación de Corea del Norte, las incertidumbres macro-económicas más importantes, los expertos de PIMCO hablan del ABC de la cautela: envejecimiento de la población, el fin de inminente de la expansión de los bancos centrales y el curso político y económico de China tras el congreso del partido (este mes de octubre).

El envejecimiento porque, a medida que hay una madurez de la población americana, se erosiona la debilidad del mercado americano lo que conlleva a una ralentización del crecimiento del PIB del 2% o menos y un repunte de la inflación de hasta el 2% en el transcurso de 2018, según los expertos. Todo ello sin el crecimiento de la productividad – que ayudaría pero no parece que se vaya a dar – podría hacer que la FED aumentara los tipos dos-tres veces hasta finales del próximo año, lo que hace que el tramo corto de la curva sea más vulnerable.

En lo que respecta a la reducción del balance por parte de los Bancos Centrales, hasta ahora el mercado ha digerido los planes de la FED  y el BCE pero “no hay que olvidar que no hay ningún precedente histórico de que los bancos centrales hayan reducido previamente su balane. Por lo tanto, se desconoce el impacto de la corrección del balance de la FED sobre las primas de plazo y otras primas de riesgo, sobre todo porque coincidirá con un período de incertidumbre sobre el futuro presidente de la FED y la composición de la junta de Gobernadores”. Ese es uno de los motivos por los que el equipo de PIMCO ha reducido la duración ligeramente a la espera de la positivación de la curva de tipos.

En cuanto a China, reconocen que hay una posibilidad de que  la probable consolidación y concentración de poder abre la puerta a cambios políticos significativos y sorprendentes, incluidas importantes reformas que afecte a las empresas estatales y un desapalancamiento forzosos,  lo que repercutiría significativamente en el crecimiento y podría conducir a una mayor tolerancia a la depreciación de la moneda.  Potencialmente, “esto podría venir marcado por n cambio altamente simbólico, como la reducción del objetivo de crecimiento por parte del liderazgo”. Estos cambios, pueden perturbar los mercados mundiales.

Las tres alternativas de inversión

Con todo este panorama, en un entorno de clima macro tan bueno como se espera y en que la valoración es tan ajustada, los expertos hacen hincapié en la protección del capital en las carteras. Estos factores “hacen necesario un enfoque cauteloso a la hora de construir las carteras, generando ingresos y obteniendo alfa con un amplio conjunto de pequeñas operaciones en lugar de presentar grandes concentraciones en crédito corporativo genérico”.  La alternativa que dan en estos momentos se resume en: hipotecas emitidas y no emitidas por agencias de EEUU, productos estructurados seleccionados, posicionamiento en la curva, posiciones de crédito ascendente, posiciones en divisas de mercados emergentes, posiciones en tipos locales y deuda externa de estas regiones….

El informe habla de que la duración (en Estados Unidos) “sigue resultados atractiva en comparación con las demás de las alternativas mundiales, a pesar de que se encuentra en la parte inferior de nuestra horquilla de previsión”. En este caso, infraponderación duración en Japón como cobertura de bajo coste frente al riesgo de subidas de los tipos de interés a nivel mundial. 

En cuanto a las divisas, la gestora sigue favoreciendo la cesta diversificada de posiciones sobreponderadas de divisas de Mercados Emergentes para generar ingresos, “allí donde tenga sentido en el marco de la construcción general de nuestra cartera, junto con las oportunidades de generación de ingresos”.

 En la parte de renta variable, estos expertos optan por mantener actitud neutral en renta variable y materias primas. “si bien los fundamentales a escala mundial sustentan ampliamente la rentabilidad, las valoraciones son completas. La renta variable japonesa destaca por ser relativamente “barata” en los mercados desarrollados con la posibilidad de beneficios al alza frente a unas expectativas relativamente moderadas.