Prima de riesgo en 518 puntos básicos, 6.51% rendimiento. “Lo que significa el mercado no sabe interpretar bien este tipo de eventos”, asegura José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney.
Este experto recuerda que Lehman Brohers quebró un domingo y el jueves posterior el S&P500 cotizaba a los mismos niveles de antes de la quiebra. “El día después de la intervención de Grecia, en mayo de 2010, la bolsa griega subió un 10% o los bonos islandeses bajaron un 5% en sólo un día, el mercado ni se enteraba”. Son eventos de mucho calado “que hay que dejar que penetren en el mercado, le daría un par de semanas para que puedan evaluar estas medidas”, explica este experto en Radio Intereconomia.

Aquí, si no cambian rápido las cosas….las subastas no irán bien. “El bonista quiere un tipo de interés fijo, por eso compra renta fija y tenemos mucha incertidumbre en torno al préstamo que se ha concedido: no se sabe el plazo, tipo de interés, cuál será el grado de subordinación…y a ese juego, no juega ningún bonista”. Los europeos tenemos que dominar este tipo de operaciones “no podemos meter a alguien en el quirófano sin tener el instrumental preparado”.

La situación de Grecia “es un ejemplo de despropósito de la gestión de la crisis”. La reestructuración de la deuda se debería haber hecho cuando se sabía que el país no podría pagar. Ahora le echamos la culpa a la sociedad griega porque no asume el riesgo moral “y lo que hay que hacer es empatía y entender a su sociedad. Ha cruzado el umbral del sufrimiento que le hemos provocado nosotros, por lo que es normal que se quieran ir del euro”.

Este experto haría una cambio en la política económica. “Haría una política fiscal expansiva, una política monetaria ultraexpansiva y una recapitalización de los bancos”.

Sobre las declaraciones de la directora gerente del FMI dando un plazo de 3 meses para resolver la situación del euro, Díez admite que el organismo “es parte del cuerpo que ha fallado en este. Si se está llevando mal, puede salir del equipo o asumir su responsabilidad pero no echar la culpa a los demás”. España tiene problemas, el rescate de la banca era inevitable y la situación de los mercados es crítica. La banca europea lleva dos meses sin emitir bonos en los mercados, los indicadores de quiebra bancaria están 100 puntos básicos por encima de lo que estuvieron en la quiebra de Lehman Brohters. Nos enfrentamos a “recesión, falta de crecimiento e inestabilidad de los mercados, hay que asumirlo y poner las medidas. Si se hace bien, hay soluciones. Lo hemos visto en 2008 y en Estados Unidos”.