En las últimas semanas hemos visto cómo varios accionistas de referencia de Renta Corporación comunicaban el aumento de sus posiciones en la compañía, escalando todos por encima del 5% y debatiéndose la segunda mayor posición accionarial en la compañía. Mientras, los brokers la confieren un potencial de subida de más del 60% hasta su precio objetivo.
 
Desde que comenzara el año Renta Corporación ha registrado en la CNMV dos movimientos accionariales entre insiders. El primero, el fondo estadounidense Briarwood Capital, que tras aterrizar el año pasado en su accionariado allá por mayo adquiriendo más de un 3% de la compañía, ahora reconoce haber rebasado el umbral del 5% y poseer un 5,026%, concretamente, todo mediante instrumentos financieros.

Parece que este movimiento ha servido de “pique” a Morgan Stanley, que ayer mismo comunicaba que había alcanzado el 5,041% de Renta Corporación, aumentando su participación de forma directa, desde el 0,20% al 0,23%, y reduciendo la indirecta, del 5,02% al 4,81%. Aún así, la participación es inferior a la que ostentaba a finales del año pasado, cuando alcanzó el pico de inversión del 6,19%. Dicho porcentaje ha sido el más alto que ha tenido el fondo americano tras aterrizar en el club vip de la compañía en julio adquiriendo un importante paquete accionarial entre el que se encontraban 330.000 acciones del presidente, Luis Hernández de Cabanyes.
 
Pero no son los únicos accionistas del grupo inmobiliario especializado en la compra, rehabilitación y venta de edificios que tienen en torno a un 5%. A su lado también se sitúa María Angeles Campderros Salvans, esposa del fundador de Caprabo, que ostenta el 5,017% de manera indirecta desde hace un año.

Por debajo, con un 5,002% de la compañía está Baldomero Falcones, ex presidente de FCC, y rozando el 5% está la familia de empresarios audiovisuales asturianos Herrero Vallina (4,921% de forma indirecta).
 

Por encima de todos ellos sigue ostentando casi un 30% (29,971%) de Renta Corporación su presidente y fundador, Luis Hernández de Cabanyes, a través de su sociedad de inversión Dinomen SL, luego de ceder fuera de mercado casi 330.000 acciones a Briarwood Capital.
 
 
Parece que los insiders de la compañía inmobiliaria no se quieren perder la revalorización superior al 63% que los brokers le ven hasta alcanzar su precio objetivo en 3,2 euros, convirtiéndola en una de las acciones con más promesa de recorrido del Mercado Continuo español. De momento, Renta Corporación ha superado el retroceso de Fibonacci del 23,6%de todo el movimiento de ascenso que lleva dibujando desde 2014 y, ahora, podría ir a buscar la parte alta de este movimiento, en los 2,18 euros, quedándose, aún así, por debajo de su precio objetivo, el cual, no visita desde hace siete años.


 
A cierre del tercer trimestre de 2016 Renta Corporación contaba con una cartera de negocio, entendida como los derechos de inversión y las existencias para la venta, por valor de 274,2 millones de euros, un 28% por encima del cierre de 2015. Adicionalmente, Renta Corporación gestiona activos para la venta en alianza con fondos inmobiliarios con un importe estimado de inversión de unos 55 millones.
 

Mientras, la deuda neta total de la compañía ascendía en septiembre a 22,3 millones, habiéndose incrementado en 1,6 desde diciembre de 2015, de los cuales, 1,3 millones se debían a la financiación de nuevas operaciones y el resto, a la actualización de la deuda participativa.