Los ETPs sobre agricultura captan el mayor volumen de inversión desde octubre de 2009. Las materias primas agrícolas –con el trigo, el maíz, el algodón y la soja a la cabeza- vienen marcando desde comienzos de año los mayores rendimientos dentro del sector de materias primas en general gracias a una serie de buenos fundamentos generados a raíz de las inesperadas condiciones climáticas extremas.

En el caso del trigo, las condiciones severas de calor y sequía que se han padecido en las principales regiones de plantación, lleva a los inversores a plantearse la posibilidad de una reducción de la producción mundial. De acuerdo al último informe mensual de julio de Las Estimaciones Mundiales de Oferta y Demanda Agrícola (WASDE, por su siglas en inglés), se prevé que la oferta de trigo disminuya en 9.3 millones de toneladas, a su menor nivel en tres años, debido a los menores volúmenes de producción. La semana pasada, los precios del trigo obtuvieron un impulso adicional ante la circulación de noticias de que el ministro ucraniano estaba contemplando limitar las exportaciones de trigo triturado. En el caso del maíz, los precios elevados han estado respaldados por las buenas perspectivas de la demanda. Después de cinco años de superávits, se espera que el mercado del maíz entre en déficit a medida que el consumo supera a la oferta y los inventarios se reducen al nivel más bajo en seis años, a las 152.000 millones de toneladas, de acuerdo al Departamento de Agricultura de EE.UU (USDA, por sus siglas en inglés).

Mientras tanto, el mercado de la soja, parece estar en medio de un fuego cruzado entre EE.UU y China a raíz de la guerra comercial. No obstante, a pesar de ello, los precios igual continúan estando respaldados debido a las preocupaciones por las condiciones climáticas más secas y los menores niveles de humedad del suelo en un momento importante para el desarrollo de las alubias. Por su parte el mercado del algodón, parece estar beneficiándose de las recientes estimaciones revisadas a la baja de la oferta mundial y de un mayor del consumo proyectado por parte del USDA. A pesar de las tensiones comerciales actuales, a medida que las perspectivas fundamentales de casi todas las materias primas mejoran, los inversores parecen estar aumentando su exposición al sector a través de los ETPs sobre cestas de materias primas agrícolas.

Continúan los reembolsos en los ETPs sobre oro por quinta semana consecutiva. La semana pasada los precios del oro estuvieron presionados a la baja a causa del fortalecimiento del dólar, las mejores perspectivas económicas de EE.UU dadas a conocer por la Reserva Federal en su reunión y el resultado positivo de las nóminas de empleo no agrícolas estadounidenses. En el mercado de futuros sobre oro, el posicionamiento especulativo neto corto ha ascendido a los 41.987 contratos, de acuerdo a la Commodity Futures Trading Commission (CFTC) al 31 de julio de 2018. Para nosotros estos niveles representan un estado de sobreventa, por lo que esperamos que los precios del metal precioso reviertan su reciente caída.

Los reembolsos se extienden en los ETPs sobre cestas de materias primas por tercera semana consecutiva. La semana pasada, el ciclo de la imposición de aranceles de represalia entre EE.UU y China, no mostró señales de abatirse. Beijing ha confirmado que ha preparado una lista de productos estadounidenses, valuados en $60.000 millones, para imponerles aranceles en caso de que la Administración Trump no se retraiga de su amenaza de aumentar los aranceles sobre nuevos productos chinos valuados en $200.000 millones. Los precios de las materias primas han continuado fluctuando  a lo largo de la semana ante un deterioro del sentimiento en el sector.