La prima de riesgo de España sigue su escalada a tenor de las dudas que ofrece la deuda privada de las entidades del país.
Según el experto las tensiones entre Corea del Norte y del Sur no es nada favorable. La renta variable tiene los nervios a flor de piel por todo lo que está sucediendo en los países periféricos y cualquier noticia de este estilo al menos a corto plazo es muy negativa.
 
El tema de Irlanda según el experto es un punto más es un conjunto de crisis. Las presiones especulativas saben que Portugal podría ser rescatado y por eso es España la primera presa grande, donde el verdadero problema está en la deuda privada más que en la deuda pública. Por todo ello “los ataques no van directamente al mercado de renta fija si no que van directamente a las entidades financieras, como vimos ayer y estamos viendo hoy, asegura González.”
 
Ya se ha cifrado la posible ayuda a España en unos 500.000 millones de euros; el experto opina que no está justificado el temor a un posible impago, “por lo que estamos absolutamente convencidos de que no es un caso parecido al de Irlanda o Grecia”, asegura el experto.
 
González considera que los accionistas y los depositarios deberían ser los responsables y los que cargaran con la quiebra de las entidades, “ya que no es justa esta mayor protección de los bancos.”
 
Las entidades bancarias han crecido demasiado; “no podemos permitir que la quiebra de una de estas entidades” suponga el problema tan enorme que ha supuesto.