2011 no ha sido nada parecido a lo que se pensaba. “Se planteaba como el año de la recuperación pero la economía mundial no estaba en situación para eliminar todas las medidas que se han introducido para mantenerla a flote”, reconoce Alexis Ortega, director de Finagentes Gestión.
Se pensaba terminar con el Quantitative Easing “lo que ha dado lugar a un segundo trimestre completamente distinto al primero. Ayer nos comentaban ya que España tonteaba con la recesión por lo que tendremos un 4T en negativo. Hemos acabado justo de manera contraria a como se planteaba en un principio”.

En declaraciones a Radio Intereconomía este experto admite que “todavía no hemos resuelto los problemas de base: un sector financiero que está muy tocado – porque la crisis es financiera – y no se han tomado medidas para hacer que su salud mejore. Un aspecto financiero más saludable, con más capital, dará lugar a ver de nuevo la salida de la crisis porque todas las medidas de inyección de liquidez no han llegado a la economía real. “Y cuidado porque ya empieza a hablarse de una burbuja en China, está repitiendo los mismos planteamientos que han dado lugar a esta crisis: sector inmobiliario al alza,…hasta que no consigamos una reestructuración del sector financiero no saldremos de esto”.

En España se están poniendo medidas pero se hace en un entorno complicado porque la morosidad aumentará, no se creará empleo por lo que es difícil ponerse a resolver un problema que lleva cuatro años.

Pero ¿los planes quedarán cortos?. Este experto cree que sí porque en España con el perfil que nos ha dado el 2011 y con lo que llega ahora creo que será difícil llegar a un déficit del 6%, incluso se habla del 8%”. Si partimos de una situación económica difícil será complicado que en 2012 resolvamos el problema. “Es normal que 2012 sea malo pero habrá que tomar medidas para que en cinco seis años salgamos de esa situación, lo que implica que a corto plazo podamos ir mal”. Pero ¿cómo? Aumentando la competitividad y disminuyendo la disparidad que hay dentro de la UE. Algo que se ve en el euro, que cotiza en 1.30, si miramos los últimos cuatro años la divisa ha estado en 1.40 y no hay estudios que nos digan que está sobrevalorada. Ese nivel para España es alto pero para Alemania está muy bajo,con lo que los países del Sur tendrán que mejorar la competitividad con una divisa fuerte.

El BCE no está jugando un papel de prestamista en última estancia “porque las primas de riesgo son un arma alemana para conseguir que nosotros hagamos reformas. Todas las medidas de QE que hace la FED y el BoE no están sirviendo para que se haga ningún tipo de plan para recortar el déficit público – en USA llevamos tres años con un déficit público que supera el10%- con lo que la FED ayuda pero no se hace nada. Por eso, bienvenidas las primas de riesgos que ayudan a resolver problemas”.

La seguridad de la deuda pública se ha ido abandonando. Hasta que no baje el nivel de endeudamiento – bien mediante medidas de ajuste o a través de inflación, que hará que cualquier inversión sea ruinosa- no se podrá pensar en una recuperación.