Javier Echeguren, gestor de Banif, analiza la previsión semanal para la renta variable en una jornada de rebote en Europa.

Estados Unidos mantiene su previsión de crecimiento en el entorno del 2% de cara al próximo año. En declaraciones a Radio Intereconomía, Javier Echeguren asegura, en relación a este asunto, que 'el único susto que nos hemos llevado en los últimos días en la economía americana es cómo recortar esos dos billones de deuda en los próximos años, pero sigue siendo pese a todo una economía que va tirando hacia arriba. El viernes tendremos, además, el dato de paro.'

De momento, las bolsas registran subidas importantes en los primeros compases de la sesión, una situación propiciada, dice el analista, por  'la información que aparece en uno de los periódicos sobre la ayuda de 600.000 millones de euros a Italia, algo que ya ha sido desmentido por el FMI.'

Por su parte, según Echeguren, 'Merkel está consiguiendo que todos los países hagan sus deberes y publique cuáles van a ser los rebotes que van a aplicar. Una vez que todos han hecho sus deberes, todo estará sobre el tejado de Alemania. De todos modos, no serán eurobonos, aunque sí llegar a acuerdos bilaterales y podrían hacer inyecciones de liquidez. El mercado está hablando de hacer algo drástico para solucionar el problema de la financiación.' No obstante, una de las consecuencias de la negativa permanente germana es el descontento que provoca en el mercado. 'Esta semana pasada vimos un debilitamiento del euro, las ventas del euro y el fortalecimiento del dólar. Esto indica desconfianza hacia la zona euro. El hecho de que Alemania no quiera ceder cuando ya todos han hechos sus deberes y el mercado era lo que esperaba, el mercado ya está empezando a hacer descontar crecimientos a la baja.'

En nuestro país, la rentabilidad del bono a diez años se mantiene en la cota del 6,8%.  'El mercado lo que tiene en la cabeza es que algo hay que hacer y, de lo contrario, seguiremos con las rentabilidades de los bonos muy altas. Las grandes compañías, a los niveles actuales, no quieren salir a emitir deuda porque tienen que hacerlo por encima de cómo lo hace el estado', concluye Echeguren.