Según declaraciones de José Luis Martínez Campuzano a Intereconomía la desaceleración en el ritmo de crecimiento mundial es evidente. Además a pesar de la buena colocación de deuda del Tesoro español, no podemos aún disparar la pistola del optimismo.
Según Martínez Campuzano “las expectativas de los mercados mundiales y en concreto del americano, siguen siendo bajas. La parte negativa está en los permisos de viviendas, donde las caídas vienen desde hace ya tres años. Hay una escasa liquidez del mercado por lo que no vemos fuerza para que vaya a subir en el corto medio plazo.”
 
La guía para las próximas sesiones estará en los datos macroeconómicos. En concreto el experto apunta a que las previsiones de desempleo, que salen el jueves serán junto con el dato del índice manufacturero lo que marquen las próximas sesiones.
 
El analista opina que el deterioro de la banda comercial es evidente, “como lo es también la desaceleración y habrá que ver si en este tercer trimestre se acelera el crecimiento.”
 
Volviendo a Europa hoy hemos conocido el índice ZEW. Este índice “representa lo que han dicho los analistas es que las expectativas no son buenas. En paralelo hemos conocido la balanza comercial que ha sido peor de lo esperado.”
 
Según Campuzano, “el crecimiento mundial está a la baja como lo estamos viendo en China y en Japón.”
 
En cuanto a Europa, el experto opina que “en Alemania el consumo ha fallado, y que el ajuste fiscal tampoco ayuda a potenciar este elemento.”
 
Dato bastante flojo de PIB en Japón. “Es difícil saber lo que va a suceder con la moneda japonesa. Otra cosa que pueden hacer es aumentar la liquidez comprando activos más que una intervención en los mercados.”
 
El Tesoro ha colocado sin problemas el papel, “la cuestión de fondo es el tipo de interés que en este caso se ha quedado en un marginal 2,15. A pesar de que lo ha bajado sigue siendo alto, por lo que no debemos ser muy complacientes.”