Los índices europeos comienzan la sesión en números rojos. El DAX se deja un 0,78%, hasta los 12.634 puntos; el FT-100 cede en torno a cuatro décimas, hasta los 7.617 puntos mientras que el CAC-40 marca en los 5.472 puntos su primer nivel. El Eurostoxx se deja en torno a medio punto porcentual, sobre los 9.490 puntos, mientras que el índice italiano, FTSE MIB, cede un 0,7% y abre en los 21.634 puntos. En una jornada en la que la atención estará puesta en la reunión del BoE cuando el euro cede hasta los 1.1624 y el barril de crudo Brent sube hasta los 72,72 dólares.

Tal y como se adelantaba ayer, la reunión de la FED no tuvo impacto en la evolución de las bolsas. La FED no movió ficha pero sí dejó el terreno preparado para una subida de tipos en septiembre, lo que prácticamente está descontado por los mercados. De ser asi, dicen los expertos de Link SEcurities, esa sería la octava subida de tipos desde que comenzó a subirlos en diciembre de 2015. Hoy el turno está en el Banco de Inglaterra del que se espera que suba en un cuarto de punto los tipos de interés, hasta el 0,75%, tras haberlo aplazado el pasado mes de mayo.

Con todo, ayer se cerró una sesión en Wall Street en la que, los buenos resultados publicados por Apple el pasado martes, dieron alas al valor para recuperar en torno a un 6% y marcar un nuevo máximos histórico. En una jornada en la que Tesla publicó unas pérdidas crecientes pero con un menor consumo de caja. Con esto, en cierto modo, queda superado el bache de la semana pasada en el sector.

Por otro lado, las cifras macro publicadas ayer confirmaron la ralentización de las economías europeas, mientras que la economía estadounidense se mantiene a toda máquina. En ambos casos destacan las tensiones en la cadena de suministro, la escasez de materia prima y las consiguientes presiones inflacionistas en los costes de aprovisionamiento, que las empresas están intentando traspasar a sus precios finales, lo que podría traducirse en un importante repunte de la inflación más adelante, por lo que debe ser un punto de atención a seguir en los próximos meses.

El pasado martes se publicó que algunos asesores de Trump abogaban por incrementar desde el 10% hasta el 25% los aranceles que planea imponer sobre los 200.000 millones de dólares de importaciones procedentes de china, lo que ayer fue confirmado tras el cierre de Wall Street por el representante de comercio de EEUU de forma oficial.  Las empresas tienen hasta el 5 de septiembre para hacer llegar sus comentarios al respecto.  

Siguen los resultados de las empresas europeas

Hoy, en la sesión europea, AXA ha dado a conocer sus cifras de los seis primeros meses del año, cuando obtuvo un beneficio neto de 2.800  millones de euros, un 11% menos rspecto al mismo período del año anterior, con un ratio de solvencia que sube hasta el 23%. Además se comenta que la entidad está ultimando la venta de AXA Life Europe a Cinven por 1.165 millones.

La entidad francesa Société Générale ha superado las estimaciones del consenso con las cifras que ha publicado: ingresos de 6.450 millones, beneficio neto de 1.160 millones con un ratio de solvencia CET1 en el 11,1%.

Barclays, ha anunciado unos ingresos en la división de banca de inversión y corporativa de 2.580 millones de libras y  beneficio antes de intereses de 1.660 millones de libras. En cuanto a solvencia, el ratio CET1 queda en el 13% al tiempo que proponen un dividendo intermedio de 2,5 peniques por acción y mantienen la expectativa de pagar un dividendo total de 6,5 peniques por acción en 2018.

Por su parte, Siemens ha comunicado unas ventas de 20.500 millones de euros, ligeramente por debajo de los 20.800 estimados por el consenso y confirma estimaciones para el margen de beneficios industrial y el BPA. Además, el consejo d supervisión ha aprobado el plan estratégico Visión 2020+.

BMW ha anunciado unas ventas de 25.020 millones, EBIT de 2.754 millones y beneficio antes de impuestos de 2.870 millones de euros, ligeramente por debajo de las estimaciones del mercado, aunque confirman guías anuales.

ING o Aviva han sido otras de las compañías que también se han confesado ante los inversores en la apertura.

Por su parte, Unibail Rodamco ha anunciado la venta de 4 centros comerciales en España por 500 millones de euros. Operaciones que forman parte de sus planes de desinversión después de la adquisición de Westfield.