Recomendamos valorar las grandes compañías en busca de carteras de crecimiento con valores defensivos. Apostamos por los grandes valores en grandes mercados, no sólo del Ibex. Por el contrario, no apuntaríamos por mercados emergentes ni carteras especulativas puesto que la variable riesgo que primaba en el secundario va a ser reemplazada por la rentabilidad.
Mercado muy soportado ante el que nos mantenemos optimistas. En el escenario actual, el factor determinante son los tipos de interés a través de los que se controla la inflación. La FED lanza discursos con multitud de matizaciones mientras que el resto de bancos centrales no tienen mucho margen para seguir subiendo los tipos; de hecho, el único alza que se contemplaría desde el BCE sería de un cuarto de punto de aquí a final de año.