La inversión en biotecnológicas y en compañías de medicamentos genéricos viene justificada porque “son sectores de crecimiento, ya que el crecimiento y envejecimiento de la población llevará al mayor consumo de medicamentos”, dice Gonzalo Rengifo, director de Pictet Funds en Iberia y Latam. En este sentido, “hay que reducir los costes de sanidad a través de tecnología y medicamentos genéricos”.


La inversión en compañías biotecnológicas debe hacerse “con un objetivo temporal a largo plazo, pues este tipo de compañías tardan aproximadamente 10 años desde que investigan, hasta que sacan un medicamento al mercado”. Desde Pictet recomiendan “invertir en biotecnologías a través de compañías que ya tienen productos en el mercado”. De hecho, explica que “invertir en las compañías que tienen medicamentos en la fase 3 de aprobación es menos arriesgado”.

Además, “es un buen momento para invertir en estas compañías porque hay un gran nivel de medicamentos que van a ser aprobados, gran nivel de fusiones y adquisiciones y, a través de un fondo es como el inversor puede aprovecharse mejor de estas oportunidades”, afirma Rengifo.

“El sector de genéricos tiene un nivel de crecimiento en torno al 10%-15% y da una mayor exposición a la dinámica de los países emergentes (…) pues esta población necesita acceder a medicamentos más baratos”, destaca Rengifo.

Por otro lado, “en los países desarrollados también existe una importante penetración de medicamentos genéricos, como en EE.UU. y Alemania, donde se desea reducir los costes de sanidad. También, en Japón, por ley, en 2020 el 30% de los medicamentos prescritos tendrán que ser genéricos”.

La gestora Pictet ofrece dos fondos expuestos al sector de biotecnología y al de medicamentos genéricos: el Pictet Biotech y el Pictet Generics. Con respecto al Pictet Biotech, Rengifo comenta que “es un fondo pionero en este sector, con más de 16 años y casi 2.000 millones de dólares”. Estos fondos “son líderes en su segmento y tiene la ventaja de que, a pesar de estar denominados en dólares, los inversores españoles tienen la posibilidad de acceder a través de cases de acciones de cobertura en euros”.

El experto destaca que “cualquier inversor que tenga un fondo de renta variable, aproximadamente un 7%-8% es sector sanidad y nosotros recomendamos que un 1% de ese porcentaje sea invertido en biotecnología y un 1% genéricos, pues estas compañías crecen en torno al 15%, mientras que las del sector farmacéutico lo hacen en torno al 3%-4%”. Por tanto, “esta inversión aporta valor añadido a nivel de inversión per se y de diversificación”.

Al ser fondos de renta variable, “el nivel de volatilidad de estos fondos está en torno al 20%, por lo que son recomendables para un inversor de perfil arriesgado”. Si bien, “si el inversor invierte con un horizonte temporal de inversión mínimo de 3 años, el nivel de riesgo baja considerablemente”.