Apertura claramente negativa para Wall Street a pesar de un ISM manufacturero mejor de lo previsto que se situó en los 49,6 puntos. En opinión de Eduardo Vicho, co-director de EJD Valores, los datos macroeconómicos no consiguen aupar la confianza de los inversores, y máxime teniendo en cuenta “el dato de la confianza del consumidor de la semana pasada que estuvo claramente por debajo de lo esperado”. El analista explica que “muchos expertos apuntan a que la principal crisis puede ser la de la confianza ya que las medidas de la Fed no han servido para reactivar una economía tocada y que contagia al resto de economías”. Para este experto aún es tiempo de tener “mucho cuidado porque después de haber alcanzado niveles de resistencia en los índices, nos volvemos a distanciar”.
El sector hipotecario se sitúa un día más en el punto de mira después de que Texas Pacific Group se lance al rescate de la hipotecaria británica Bradfor & Bingley. Tal y como explica Vicho, “los inversores no se lo toman bien porque el problema no es sólo a nivel de EEUU sino que es ya a nivel mundial”. Apunta el analista que “la incertidumbre es si de verdad hemos conocido lo peor de la crisis” porque “desde EJD Valores somos pesimistas y creemos que estamos sólo en el principio de esta crisis”. “El propio Greenspan ha dicho que podríamos entrar en la temida estanflación” –apunta el experto- “que es un parón en el crecimiento económico con una inflación alta” y en este caso “parece que la inflación irá a más por los precios de las materias primas”. Precisamente entre las materias primas hay que fijarse de nuevo en el petróleo que retrocede algunas posiciones. Vicho explica que es lógico “después de que el presidente de la OPEP haya comentado que la demanda de los países puede disminuir”. Algo que es una circunstancia prevista y que podría traer consigo “una corrección en el corto plazo con un objetivo 120 dólares por barril” aunque –matiza el analista- “no creemos que este año baje de los 100 dólares por los conflictos geopolíticos ni por la sobredemanda que hay en algunos países”. Este analista se muestra pesimista frente a la corriente de expertos que apuntan a que lo peor ya ha pasado. Según establece Vicho “hemos llegado a esa postura por las incertidumbres y por los intentos fallidos de los Bancos Centrales para reactivar la economía” así como por “los altos precios de las materias primas y la debilidad del dólar”. De hecho, explica el co-director de EJD Valores, “los bancos han inyectado liquidez pero ese dinero antes o después habrá que devolverlo y por tanto las medidas son un parche y la situación es complicada”. El experto va más lejos, “creemos que alguna entidad financiera está ocultando los efectos de la crisis subprime y no descartamos malas noticias”, además no es creíble que “en dos trimestres hayamos visto los verdaderos efectos de la crisis”. “Creemos que la Fed esta usando como vehículo de apoyo a JP Morgan (en el caso Bearn Stearns) pero en el caso de descubrirse agujeros de mayor envergadura pasaremos tiempos difíciles porque a pesar de lo que nos intentan hacer creer, si seguimos las palabras de Greenspan que ya auguró esta crisis meses antes del verano pasado, ahora ha comentado que todas las incertidumbres apuntan a una estanflación que haría que la ralentización se alargara durante meses”, explica Vicho. Además “llevamos años alcistas y una corrección sería incluso beneficiosa”. Así las cosas, a la hora de invertir “hay momentos como los actuales en los que aprovecharíamos cualquier rebote para deshacer posiciones a medio y largo plazo”, y es que a pesar de que “el tiempo nos quite la razón y veamos una vuelta a máximos, vamos a intentar ser cautelosos con stop loss ajustados porque si vamos a ver los meses iniciales del año, nos da qué pensar e intentaremos no caer en aquellos errores”. El analista mantiene que “si tenemos que apostar por sectores nos fijaríamos en los que tienen menos volatilidad, evitando el financiero”, “podemos optar por una operativa a la baja y si no operaciones a corto plazo con sectores con proyección como el tecnológico”, concretamente el analista se fijaría en valores como “Google, Apple y Microsoft , alejados de la alta volatilidad y de los rumores”.