La Reserva Federal ha mantenido los tipos de interés en el 0,25-0,50%, tal y como esperaba el consenso. Sin embargo, el comunicado que ha publicado la institución es el más hawkish, más favorable a una subida de tipos, desde que comenzó la actual política de tipos cercanos a cero.
 
Los miembros del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC) explican que desde la reunión de julio, el mercado laboral ha seguido fortaleciéndose y que la actividad económica ha comenzado a ganar ritmo frente al lento crecimiento de la primera mitad del año. “Aunque la tasa de empleo se mantiene en el mismo nivel (4,9%), la creación de puestos de trabajo ha sido sólida”, apuntan. También notan que se ha producido una mejora en el gasto de los hogares, aunque el gasto en bienes de equipo de las empresas sigue siendo débil.
 
Como viene siendo habitual achacan que la inflación siga por debajo del 2% a los bajos precios de la energía. Esperan que esta variable mejore conforme lo suban los precios de los combustibles y que se sitúe en línea con el objetivo de la FED a largo plazo del 2% en el medio plazo.  Todo depende de la energía.
 
Con todo, el comunicado explica que han decidido mantener los tipos. Eso sí, las frases posteriores son las prueba más evidente de que en el FOMC comienzan a existir disensiones. De hecho, tres miembros han votado en contra de la decisión de mantener los tipos de interés.
 
Explican que “el comité cree que las razones para subir los tipos de interés han crecido, aunque han decidido no tomar medidas hasta que haya más evidencias de que la economía mejora hasta lo suficiente como para conseguir alcanzar los objetivos”.  Y es más, consideran que con un ajuste gradual de la política monetaria, es decir, con subidas de tipos la actividad económica y el mercado laboral deberían fortalecerse. 

Proyecciones económicas del FOMC

Los miembros del Comité Federal del Mercado Abierto han rebajado desde el 2% hasta el 1,8% sus previsiones de expansión del PIB este año, algo que tiene sentido tras el mal dato de crecimiento económico conocido en el segundo trimestre. Para los próximos ejercicios los han dejado sin cambios en el 2%.

Además, han elevado desde el 4,7% hasta el 4,8% su previsión de desempleo para este año, aunque han mantenido en el 4,6% sus estimaciones para el año que viene y lo han rebajado hasta el 4,5% para 2017.

También han reducido sus previsiones de inflación de este año, hasta el 1,3% desde el 1,4%, aunque han mantenido sin cambios sus estimaciones para los próximos años, tal y como puede observarse en el siguiente gráfico.

Tras la decisión de mantener los tipos, las estimaciones para este año dejan el precio del dinero en el 0,6% este año, frente al 0,9% de las previsiones que hicieron en junio. Esto quiere decir que como mucho esperan una única subida de tipos.

Poryecciones

Si analizamos el famoso gráfico de puntitos, observamos que un total de 14 miembros de los 17 que componen el Comité que toma estas decisiones apuesta por al menos una subida este año. La mayor parte, además, ve los tipos de interés por encima del 1% el año que viene, lo que implicaría al menos dos o tres subidas en 2017.

puntitos