La compañía andaluza y sus acreedores dieron ayer un paso importante con el objetivo de evitar la quiebra, después de que el accionista principal, la familia Benjumea, aceptara una fuerte dilución.
 
Esta dilución en el inevitable proceso de conversión de deuda en capital salvaría a Abengoa dando a los bancos el control de la sociedad, según dijeron cuatro fuentes próximas a las negociaciones tal y como informa la agencia Reuters.

A tenor de estas informaciones, el acuerdo aún no se habría firmado. Las fuentes consultadas por la agencia informativa señalan que Inversión Corporativa, el accionista mayoritario de la empresa al poseer un 51%, habría tomado la decisión de estar dispuesto a ceder a las exigencias de los acreedores de reducir su participación hasta cerca del 5% cuando se produzca el proceso de reestructuración de la compañía.

"Los acreedores exigían la salida de (Felipe) Benjumea y que Inversión Corporativa aceptase diluirse al entorno del cinco por ciento cuando se realizase la conversión de deuda por capital", dijo una de las fuentes según recogen estas informaciones. "La salida de Benjumea (era asesor del presidente ejecutivo destituido esta semana) y la dilución desbloquean los siguientes pasos en la reestructuración y otorgan la liquidez inmediata necesaria".

Unas horas antes, el nuevo consejero delegado de la sociedad, Joaquín Fernández, envió un correo electrónico a sus empleados para comunicar que había conseguido liquidez para proceder al pago de las nóminas de febrero, retrasadas por falta de fondos.
 
Aunque el mensaje no hace referencia alguna al origen de la liquidez obtenida, una segunda fuente explicó que los fondos proveerán de los acreedores, en concreto de titulares de bonos que se han mostrado desde hace semanas dispuestos a otorgar crédito a cambio de garantías.

Otra tercera fuente, tal y como indica Reuters, señaló una vez cerrado el acuerdo de la posición del principal accionista, se empezaría a avanzar en las vitales negociaciones de reestructuración para adaptar el balance al plan de viabilidad de una nueva Abengoa adelgazada y con un tercio de la deuda actual.

"A partir de ahora se podrá avanzar en la parte financiera del proceso, a negociar las eventuales quitas y los canjes de deuda", explicó la fuente.