La facturación de los hoteles de bajo coste en España alcanzó los 170 millones de euros en 2008, el 21 por ciento más que el año anterior, según un informe de DBK, que confirma este segmento de negocio como uno de los más dinámicos del sector. El estudio destaca que en los últimos dos años se inauguraron una treintena de establecimientos, y supusieron 134 hoteles en 2008, con más de 10.500 habitaciones, una cifra que triplica la oferta que existía en 2002.
Más de la mitad de la oferta se concentra en Cataluña y Madrid, de forma que los 65 establecimientos localizados en ellas cuentan con el 28% y el 26% del número total de habitaciones, respectivamente.

En la actualidad hay catorce cadenas dedicadas a la gestión de hoteles de bajo coste y cinco de ellas comenzaron su actividad en los últimos cinco años.

Las cinco primeras cadenas hoteleras -Accor, Express by Holiday Inn, Louvre Hotels, Domus, y Áreas- concentraban en octubre de 2008 el 80% de las habitaciones.

En el bienio 2009-2010 podrían ponerse en funcionamiento medio centenar de nuevos hoteles de bajo coste y se prevé que al final de dicho período operen 180 establecimientos, dotados con unas 15.000 habitaciones.