El Ibex 35 estrena el trimestre conquistando los 9.000 puntos y Ana Rafels analista técnico de Bolsacash recuerda que el selectivo “sigue con su tónica positivo, su suma y sigue brutal, hoy ha dejado un máximo desde el movimiento alcista iniciado en marzo y ahora hay que mirar casi al nivel psicológico de los 10.000 puntos”, “por encima los 10.265” sería la siguiente resistencia a vigilar. Aún así la experta no cree que “vaya a ir con esas miras tan altas, aunque tratándose del Ibex todo puede ocurrir”.
 Lo mejor sería “vigilar de cerca los soportes y quienes estén dentro del mercado que los tengan en cuenta y tengan un stop de ganancias”. Esos soportes a vigilar serían los “9.750 puntos primero, los 9.500 en segundo lugar y los 9.200 puntos, según el perfil del inversor”. La experta matiza que marca una cierta alarma porque “a pesar de que el Ibex marque nuevos máximos casi cada día hay que hacer un seguimiento del resto de plazas porque el Dax está en a 5% de sus máximos y en EEUU, el Dow Jones está a un 6% de esos máximos” por lo que “que sea el Ibex el que tome la marcha del mercado resulta un poco llamativo”. 

“No hay que olvidarnos de posiciones alcistas pero con un stop de ganancias claro”. Los inversores “que no se preocupen pero que tengan un seguimiento constante de los índices porque normalmente es el Dow Jones el que lleva la pauta y ahora no lo está haciendo lo que significa que estas divergencias suelen corregirse y cuando lo hagan podrían hacerlo de forma brusca”.

Una de las protagonistas del día fue Ferrovial que recuperó un 7,35% tras anunciar ayer que reestructura su deuda corporativa y facilita de este modo su fusión con Cintra. Rafels mantiene que hoy “ha protagonizado una ruptura limpia de su tendencia bajista, también ha roto resistencias importantes” por lo que “yo marcaría un stop de ganancias en los 23,81 euros”. “Ahora se dirige a buscar máximos anuales que están en los 25,77 euros y si en estos niveles muestra reticencia a superarlos, desharía parte de la posición”. Sin embargo matiza que “aunque viésemos correcciones mayores el movimiento alcista no se rompería hasta que perdiera el nivel de los 20,70 euros”.

En cuanto al sector financiero, hoy Morgan Stanley mostró su preferencia en relación a los dos colosos financieros, le gusta más BBVA que Santander. La analista insiste en que “las divergencias en el Ibex han venido por estos dos valores. El selectivo tiene una gran ponderación en banca y ésta ha sido la impulsora del primer movimiento alcista del mercado, luego ha continuado Telefónica y lo cierto es que los dos grandes bancos han estado imparables desde marzo”. Ahora “tienen estructuras alcistas en el corto plazo pero se enfrentan a zonas de resistencia importantes, los 9,17 euros para BBVA y los 9 euros para Santander” y “podrían ir a buscar esos niveles”. La experta reitera que “me marcaría niveles de stop claros para los que estén dentro y los que están fuera les recomendaría no entrar porque aún quedan noticias por conocer en Europa y España y no hemos oído todo lo peor que hay que conocer del ámbito financiero”.

También hubo miradas para Iberdrola tras anunciar la venta de sus participaciones en dos regasificadoras por 200 millones de euros, una operación que le reportó 27 millones en plusvalías. Rafels destaca que “las noticias no han acompañado al valor, está lastrada y mientras no consiga romper al alza los 6,15 euros o los 6,20, se le queda un aspecto técnico deteriorado y no tiene proyección a medio plazo”. Por esta razón “me mantendría al margen”, explica. 

Dado el panorama, la experta apunta a que “vamos a ver volatilidad en el oro y nos parece indispensable en las carteras para todos los perfiles” por lo que “aprovecharía cualquier corrección para tomar una pequeña posición” y es que “pensamos que el oro tendrá una buena evolución en el medio plazo”.