La crisis económica ha empujado el consumo de las labores de tabaco más baratas, como refleja el hecho de que en febrero las ventas de tabaco de liar (desde 1 euro) crecieran un 47% respecto al mismo mes de 2008, mientras que las de los cigarrillos cayeron un 14%, según datos del sector. A falta de que el Comisionado del Mercado de Tabacos ofrezca oficialmente sus cifras a finales de este mes, el sector ya cuenta con una orientación preliminar que confirma que el ascenso del tabaco de liar iniciado el pasado año sigue imparable.
Según las mismas fuentes, la subida del tabaco de liar del pasado febrero duplica la alcanzada en enero de este año, cuando las ventas de esta labor aumentaron un 22 por ciento, mientras que las de cigarrillos siguen en febrero la misma tendencia a la baja que en el primer mes de este año, cuando cayeron también otro 14 por ciento.

En la actualidad, el tabaco de liar es el más barato del mercado, y con cada paquete de 25 gramos se pueden confeccionar aproximadamente el mismo número de cigarrillos de una cajetilla estándar, con precios que oscilan desde el euro al que se vende una bolsa de Fortuna (20 gramos) a los 1,5 euros de Ducados o a los 1,75 euros de Golden Virginia, el más vendido.

La fuerte diferencia entre la carga impositiva que afecta al tabaco de liar, que se sitúa en el 41,5 por ciento, frente a la de los cigarrillos, que ronda el 80 por ciento, es clave a la hora de marcar el precio de venta al público.

Golden Virgina, de Imperial Tobacco, es el líder del mercado del tabaco de liar, con una cuota del 37,33 por ciento, pero otras compañías también han lanzado sus propias marcas, como British American Tobacco con Pall Mall, o Altadis con Fortuna y Ducados.

En el caso de Philip Morris, que cuenta con las que tuvo que vender Imperial tras su integración con Altadis, son Picadura e Interval.