La actual situación económica, marcada por el fuerte endeudamiento de las familias y los altos niveles de desempleo, ha provocado que las ventas de coches de menos de 1.000 euros se incrementen un 40% en el mercado español, según datos de la plataforma de vehículos en Internet AutoScout24. Este informe pone de manifiesto que los compradores, llegado el momento de la compra de un coche, encuentran en el precio reducido el principal atractivo para la "adquisición rápida", en el plazo de un mes, y dejan a un lado otras consideraciones como el kilometraje o el equipamiento. De esta forma, el precio de estos modelos de menos de 1.000 euros "juega claramente a favor de la venta", con un coste medio de 700 euros, en función del modelo y del estado del vehículo, la edad o el kilometraje.
La antigüedad de estos vehículos se sitúa en unos quince años y medio, lo que supone superar en más de dos años la antigüedad del parque automovilístico español, y tienen un rodaje medio de 140.000 kilómetros, es decir, el doble de la media de los vehículos de ocasión comercializados el año pasado en España.

AutoScout 24 señaló que el equipamiento es el principal 'punto flaco' de los vehículos por debajo de 1.000 euros, ya que únicamente el 14% de ellos dispone de ABS y de airbag de conductor, mientras que el 40% sí posee elevalunas eléctricos, e 33,6% aire acondicionado y el 28% cuenta con dirección asistida.

El análisis realizado por la plataforma de vehículos en Internet señala que los modelos de menos de 1.000 euros más solicitados por los compradores son, principalmente, de pequeño tamaño y de marcas generalistas.

El más demandado fue el Volkswagen Golf, seguido del Ford Fiesta, del Renault Twingo, del Seat Ibiza, así como del Renault Clio, del Seat Toledo, del Ford Escort y del Opel Corsa.