Se acerca el final de año y las firmas de análisis son aún más conscientes de las incertidumbres que se ciernen sobre los mercados de aquí a finales de año. Los miedos no se producen por los efectos de las elecciones en Estados Unidos. ¿Qué va a pasar con el petróleo? ¿Están caros los mercados de renta variable y renta fija?
 
Sin duda, la incertidumbre de la presidencia de Donald Trump en EEUU es lo que más preocupa en estos momentos. Dave Lafferty,  Estratega en Jefe de Mercados del Investment  Strategies Group (ISG), NGAM destaca los efectos de la volatilidad no solamente a raíz de los resultados electorales, sino más importante, de la falta de historial en políticas para evaluar los acontecimientos y la retórica contradictoria: "Trump es la volatilidad personificada."

El experto explica que "es importante que los inversionistas reconozcan que dicha volatilidad no va a durar para siempre… para empezar, el sistema
estadounidense garantiza la separación de poderes. A pesar de las mayorías sostenidas tanto en la cámara de Representantes como en el Senado de EEUU, Trump no gozará de facultades ilimitadas... En segundo lugar, como ya lo vemos, los mercados reaccionarán y asimilarán esta nueva realidad a gran velocidad. Probablemente se descubrirán nuevos niveles en equilibrio en todas las clases de activos en unos cuantos días o semanas. Si bien no con la misma magnitud, sería conveniente recordar que los activos de riesgo recuperaron su rumbo en solamente dos o tres días después del voto por el Brexit."

El gestor afirma que en términos de las implicaciones en el portafolio, los activos de riesgo se desempeñarán peor de lo que hemos presenciado, y “también nos sentimos  escépticos con respecto a estrategias basadas en sectores diseñadas para  obtener retorno proveniente de quien ocupe la Oficina Oval. Existen pocas líneas directas que van de las propuestas del candidato electo a la implementación de políticas…

Asimismo, ante toda la euforia y la retórica, los inversionistas harían bien en recordar que en muchas formas, esta elección ha dejado sin cambios a la
mayoría de las variables clave de la inversión." 

Hace solo unos días, el Comité de Inversiones de Natixis preveía que en los próximos meses la política monetaria seguirá siendo muy acomodaticia a pesar de una mayor inflación.

En la firma aseguran que “a pesar del activismo de los bancos centrales por mantener las tasas de interés bajas, los principales mercados de deuda soberana todavía no muestran una tendencia real. La FED claramente hizo una pausa en septiembre, pero preparó el escenario para un aumento de tasas para fin de año. Continuamos favoreciendo los activos que generan retorno a la deuda soberana: crédito denominado en euros y con grado de Inversión, con el soporte de los bancos centrales (ECB, BoE), mercados de deuda emergente debido al lento ritmo de la normalización de la política monetaria en EEUU y bonos indexados a la inflación debido a una esperada aceleración en la inflación…“

Cuando miramos su cartera modelo, el mayor peso está concentrado en renta fija, aunque han reducido la asignación en un 10% frente al mes anterior hasta el 48,5%. En cualquier caso han mejorado ligeramente el grado de inversión en euros. De hecho, esta es una de las partidas más abultadas de la cartera.

En cuanto a la renta variable, los expertos han elevado un 3% su asignación  hasta el 33%. Han mejorado la exposición a Europa, Estados Unidos y los países emergentes asiáticos. En la firma explican que “ante el impulso de un entorno económico y regulatorio estable en términos de crecimiento y post-Brexit, adoptamos una opinión neutral sobre la renta variable europea. Mantenemos nuestra postura positiva hacia los sectores de energía y telecomunicaciones (debido a la consolidación del sector).

Nuestra opinión sigue siendo neutral hacia el consumo discrecional (perspectiva positiva en la industria automotriz), hacia el sector de tecnologías de la información (con un estimado positivo en servicios de software y TI), hacia el sector industrial, bienes de consumo, salud, empresas de servicios públicos y sector financiero. Seguimos subponderando a las materias primas y minería, así como al Reino Unido. Finalmente, hemos adoptado una visión positiva en empresas europeas de pequeña capitalización.”
 
Divisas
Recuerdan que el euro continúa fluctuando en una banda muy estrecha y que todas las miradas siguen estando en la política monetaria americana donde la FED sigue sin subir los tipos. Mientras tanto, en la zona euro, la falta de un anuncio claro sobre la extensión del QE más allá de marzo de 2017 se ha convertido en una causa de preocupación para los inversores.
 
En cualquier caso ellos esperan una mejora del euro frente al dólar. Por eso han incrementado hasta el 14,75% la asignación de efectivo en sus carteras en euro.
 
Materias primas
En cuanto a las materias primas, el Comité de Inversión de la gestora ha reducido su exposición a este activo hasta el 3,75% de la cartera. Aunque han aumentado ligeramente la asignación a materias energéticas, lo han reducido en metales preciosos.

Cartera de Natixis

 
QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“Los mayores gestores del mundo pierden patrimonio por primera vez desde 2011”