El derrumbe de Repsol se puede extrapolar al resto de petroleras en Europa. Si ha esto le unimos las caídas en el precio del crudo por el efecto del huracán que se aproxima a Florida y además la influencia que Repsol tiene sobre los índices teniendo en cuenta que el mercado se mueve por futuros, hace que la cotización de la compañía y de los grandes valores se muevan a la baja.
El incremento de la volatilidad lleva al mercado a bajar. Seguimos con la misma tónica, ya que son 7 miembros de la FED los que dan mensajes de temor a la inflación. El mercado no tiene claro la política monetaria y cuando dejarán de subir los tipos y eso podría tener un efecto sobre el crecimiento económico.