Jim O’Neill, economista jefe de Goldman Sachs y padre del acrónimo BRIC, ha declarado hoy a Bloomberg que ‘algo se está cocinado en China’ que podría desembocar en permitir una apreciación del 5% del renminbi.  La moneda china pasaría a cotizar dentro de una cesta más amplia de divisas, quitando presión a las autoridades chinas para que dejen fluctuar la moneda más libremente.
El pasado viernes el banco central chino volvió, por segunda vez, a subir los niveles de reservas de los bancos para poner coto a la liquidez que hay en el sistema. Efectivo el 25 de febrero, las reservas subirán otros 50 p.b.

Las autoridades chinas están limitando el crecimiento del crédito tras un crecimiento económico en el cuarto trimestre no superado desde el 2007. China ha sido acusada en numerosas ocasiones de mantener una moneda artificialmente baja para ayudar al mercado exterior. Para O’Neill, una apreciación del 5% bajaría la presión política, ayudaría a bjar el crecimiento y la inflación. El economista prevé un 11,4% de crecimiento para este año, muy superior al 9% estimado por el Banco Mundial.

Victoria Mio, gestora del fondo Robeco Chinese Equities, pronostica un nada despreciable crecimiento de entre el 9% y el 10% para este año. Como apuntaba Victoria el pasado diciembre, la paulatina recuperación del mercado exterior chino y la creciente presión de USA Y Europa para que el renminbi se alinee más con sus fundamentales, harán que la moneda china se aprecie en un 8% el próximo año, algo que lo mercados están empezando ya a descontar.

Robeco Chinese Equities está adaptando su cartera ante este panorama, incrementando su peso en compañías que se benefician de una moneda más fuerte, aligerando posiciones en aquellas que están más expuestas al mercado exterior.

El fondo ha logrado batir en un 12,5% al MSCI China en los últimos 12 meses (datos de Bloomberg en € al 12 de febrero).