La aerolínea hispano-inglesa acudió a su cita con los inversores para mostrar unas ganancias netas de 1.952 millones de euros, lo cual representa un incremento del 28,8% en relación al resultado neto del año 2015. Todo ello, pese al ligero descenso en el volumen de ingresos comparados con el ejercicio anterior. Además, anunció una recompra de acciones por 500 millones de euros.
 
IAG acudió a su cita con los inversores para mostrar que  ganó el pasado año 1.952 millones de euros, lo que supone un incremento del 28,8 % respecto a 2015, pese a una ligera caída de los ingresos.

La rentabilidad del grupo se vio afectada por un efecto divisa adverso de 460 millones de euros, debido, en concreto, a la devaluación de la libra tras la consecución del Brexit, tal y como exlicó su consejero delegado Willie Walsh.

La facturación ascendió hasta los 22.567 millones de euros, lo que representa un ligero descenso del 1,3 % respecto al pasado año. Por su parte, el beneficio de las operaciones se situó en 2.484 millones, lo que significa un repunte interanual del 8,6 %, informó la aerolínea a la Comisión Nacional del mercado de Valores.

El beneficio de las operaciones de Iberia ascendió a 271 millones de euros, lo que supone un aumento de 49 millones de euros respecto al ejercicio anterior y un margen operativo ajustado del 7,6 %.

También, los costes unitarios de combustible registrados en 2016 descendieron un 26,8% antes de tener en cuenta partidas excepcionales, un 25,8% a tipos de cambio constantes.
Los costes unitarios excluyendo el combustible del ejercicio antes de partidas excepcionales disminuyeron un 4,1%, mientras que a tipos de cambio constantes aumentaron un 0,5%.