Comienza una semana “emocionante con la mirada puesta en la inyección del BCE este próximo miércoles a los bancos”, reconoce Javier Echeguren, gestor de Banif.
Es la segunda y última inyección después de una primera de 498.000 millones de euros “que ha servido para comprar renta fija en los mercaods primarios y secundarios haciendo que se cierre la prima de riesgo, relajando las tensiones de los mercados financieros y haciendo que la bolsa repunte”. Pero ¿aumentará o no la petición para esta próxima subasta? Este experto reconoce que el mercado piensa que se aumentará pero “si la primera se utilizó para mejorar los ratios de capital de los bancos, esta última hará que las entidades soliciten liquidez para seguir mejorando su negocio comprando renta fija gubernamental y colocando el dinero a unas tires mejores que las que podrían tener depositando el dinero en los depósitos del BCE”. Lo que está claro es que el crédito seguirá sin fluir a los consumidores “mientras veamos que se sigue destruyendo empleo y se incrementa la morosidad”.

Y sin embargo, los mercados no caen “debido a que había una gran infaponderación, por parte de los fondos de inversión, a renta variable. Esto hace que, cuando se produce una mínima caída, los fondos aprovechan la ocasión para cerrar la menor posición que tienen en renta variable”. Ya se vió en 2009. De ahí que tengamos riesgo de esperar una corrección en marzo “que podría coincidir con el anuncio de recesión, aunque suave, de varios países de la UE. Si no ahí, un poco más adelante,pero deberíamos ver una corrección. Tenemos al Eurostoxx en un límite de 2530-2535 puntos “y no conseguimos superarlo pero tampoco vamos mucho más abajo”.

El crudo sería lógico un cierto componente de estacionalidad que cuando termine el invierto terminen la subida, “pero con las tensiones geopolíticas es posible que no se produzca. Las casas de análisis están subiendo hasta 118 dólares sus previsiones y, aunque lo tenemos en 125 dólares, todo dependerá de las tensiones. Mientras mo veamos una subida fuerte y de golpe, no debería afectar a las economías, reconoce el experto en Radio Intereconomia.

Oro es un activo refugio que se usa cuando se esperan tensiones inflacionistas “pero desde hace ya tiempo es un refugio y muy especulativo, es muy difícil valorar el oro a estos niveles”, concluye.