Gran parte del negocio de Grifols procede de EEUU, por lo que la compañía catalana espera como agua de  mayo que la Fed anuncie una subida de tipos la próxima semana. ¿Conseguirá esto sacarlo del canal lateral? Lo cierto es que la acción ha llegado a un punto técnico comprometido.
 
Ayer Grifols cerró con una importante vela roja, la segunda seguida que le ha llevado a testar la parte baja del canal bajista en el que se mueve y, además, el soporte de los 16,85-17 euros, marcado por el retroceso de Fibonacci del 61,8%. Si Grifols perfora este nivel, corre el riesgo de caer hasta los 15,50 dólares. Sin embargo, si rebota en la parte baja del canal bajista, podría ir a buscar la parte alta, que pasa por los 18 euros. De hecho, el RSI empieza a marcar sobreventa, lo que invita a un rebote.
 


Los indicadores técnicos Premium muestran que Grifols es una acción claramente bajista. De hecho, desde comienzo de año ha caído un 20% y, tras las últimas dos sesiones muy bajistas, el precio se ha ido en picado por debajo de las medias móviles. Así, la media de 14 y la de 40 sesiones se están cruzando sobre los 18 dólares, un 6% por encima del precio de cierre de ayer.


 
Un posible catalizador para la recuperación de Grifols podría llegar de EEUU, si la Fed la próxima semana sube tipos en un 0,25%, como descuenta mayoritariamente el mercado. Esto beneficiaría a la compañía española ya que gran parte de sus beneficios se producen en dólares y, al endurecerse la divisa, la importación de las ganancias a euros sería mayor.